Carta abierta a los miembros de Courage

Crédito de imagen: Unsplash.com

CARTA ABIERTA A LOMIEMBROS DE COURAGE 

Por George Weigel 

 

Queridos hermanos en Cristo: 

En la actualidad existen muchos ejemplos de la virtud cardinal de la valentía en la Iglesia Católica: católicos en Hong Kong que arriesgan sus vidas y sus medios de subsistencia con tal de defender la libertad religiosa, la libertad de expresión y asociación; católicos franceses que se enfrentan a asesinos islamistas para practicar la fe; jóvenes seminaristas que se preparan para una vocación sacerdotal que puede llevarlos a prisión bajo pena de «crimen de odio» por predicar el Evangelio; capellanes de la pastoral universitaria que se resisten a la corrección política a fin de poder evangelizar; padres de familia que insisten en que las escuelas católicas deben ser «católicas» no solo de nombre; adolescentes que no se dejan intimidar por la presión de sus compañeros que les incitan a negar a Cristo. Realmente estamos rodeados de una «gran nube de testigos» (Heb 12,1). 

Y entre ellos, no hay católicos más valientes que ustedes, los hombres y mujeres de CourageAun contra la feroz presión cultural y social, ustedes se esfuerzan —con la ayuda de la gracia, sus capellanes y el apoyo de los unos a los otros— por vivir la ética católica del amor humano incluso experimentando atracciones hacia el mismo sexo. Sus esfuerzos por vivir la fidelidad denotan una fe profunda, una gran esperanza y un amor auténtico.  

Vivir castamente —viviendo lo que Juan Pablo II llamaba «la integridad del amor»— no es fácil para nadie en nuestra cultura licenciosa. Porque esa cultura insiste neciamente en que actuar según nuestros deseos, cualquiera que sean, es una marca de «autenticidad», mientras que degrada a la castidad presentándola como una forma de represión o traición deshonesta de uno mismo. Ustedes saben que esas son mentiras.  

También saben que mentiras como esas provienen de quien el Señor llamó el «padre de la mentira» (Jn 8, 44). Yendo en contra de nuestros tiempos y la cultura, ustedes tratan de resistir el ataque violento del Maligno y de vivir la verdad del amor humano en medio de las tentaciones. Ustedes son los «vasos de barro» de San Pablo (2Cor 4,7) y, como todos nosotros, a veces tropiezan en el camino de la santidad. Pero, a diferencia de otros, ustedes no exigen que la verdad se tuerza según sus deseos. Como Flannery O’Connor, ustedes saben que «la verdad no cambia según su capacidad para digerirla emocionalmente»De modo que buscan la reconciliación y el perdón y renuevan su compromiso de vivir la integridad del amor. 

De manera igualmente importante, ustedes no tratan la castidad como una «cuestión de política» eclesiástica ni ejercen presión al interior de la Iglesia para producir un cambio de «política», porque saben que lo que aquí está en juego es la verdad: una verdad que conduce a la felicidad, a la amistad genuina y, en definitiva, a la beatitud. Al obrar con la gracia que Dios les brinda, ustedes ofrecen un testimonio crucial y, a menudo, cruciforme, a la Iglesia, especialmente a aquellos que imaginan que «su» verdad es más verdadera que la de Cristo. 

Muchos de ustedes se molestaron por lo que se informó que dijel Papa Francisco, en un documental, sobre las uniones civiles de parejas del mismo sexo y otras cuestiones relacionadas. Ahora que ya está claro que los comentarios del Papa fueron editados por un director de cine motivado por intereses particulares, este episodio ha sido otro recordatorio de que los reportes de los medios de comunicación sobre cuestiones católicas deben tomarse con reservas. Lo mismo se puede decir respecto a la histeria que, a menudo, caracteriza a la esfera «bloguera» católica. Pero, precisamente porque ciertas personas confundieron más las cosas dándoles un giro y politizando lo que se dijo que el Papa dijo, es importante recordar dos realidades católicas. 

Primero, los comentarios informales de un papa a un productor de cine no constituyen una expresión del ministerio magisterial papal. Quienes dicen lo contrario están teológicamente mal informados, movidos por intereses políticos, o ambos. Como explico en [mi libro] El próximo papa: el ministerio de Pedro y una Iglesia en misión, el papa no es un oráculo ni cada declaración papal es magisterio.  

Segundo, nada de lo que se dice que dijo el Papa Francisco cambia la enseñanza de la Iglesia Católica sobre la ética del amor humano, lo que constituye el matrimonio y sobre quién puede contraer matrimonio. Esa enseñanza no puede cambiar, porque tiene su fundamento en la revelación divina y la razón lo deduce. Hubiera sido útil (y profesionalmente competente) que la oficina de prensa del Vaticano aclarara este punto antes de que la masa de mentes independientes de los medios de comunicación declarara que lo que se dijo que el papa dijera un posible primer paso de la Iglesia para aprobar el llamado «matrimonio gay». No fue tal cosa, porque eso es imposible.  

Así que gracias por su testimonio, valientes hombres y mujeres de Courage. Por favor continúen aceptando el desafío que San Juan Pablo II nos dio el 22 de octubre de 1978: «¡No tengan miedo! ¡Abran de par en par las puertas a Cristo!» Su valentía debe inspirar a cada católico a vivir una fidelidad similar y al apoyo mutuo en la oración que ayuda a mantener la integridad del amor. 

 

George Weigel es miembro distinguido del Centro de Ética y Política Pública de Washington, D.C., y biógrafo del Papa San Juan Pablo II.  

 

Este artículo se publicó originalmente en inglés en First Things el 11 de noviembre del 2020, bajo el título: An Open Letter to the People of Courage. 

 


"Los he llamado amigos" Conferencia Courage Internacional 2019

 

LOS HE LLAMADO AMIGOS
CONFERENCIA COURAGE INTERNACIONAL 2019
P. Philip Bochanski 

  

Espero que todos hayan tenido un buen desayuno.  Todo es mejor con tortillas. 

Cuando estuvimos aquí hace dos años, ese era mi primer año como director ejecutivo y, como tal, firmaba todos los contratos. Cuando sirvieron el desayuno, noté que era desayuno continental, por lo que le pregunté a Fran, nuestra administradora, “¿yo firmé un contrato para que sirvieran desayuno continental? Fue algo muy inusual que yo haya pedido eso. Pero ella insistió que sí lo había hecho.  Este año nos aseguramos de que no ocurriese de nuevo. 

Hasta donde sé, solo hay una mención sobre un desayuno en las Sagradas Escrituras. Ocurrió poco tiempo después de la primera Pascua de Resurrección.  Probablemente ustedes lo recuerdan, este desayuno ocurr en la playa del mar de Galilea. Esa mañana, Pedro decidió ir a pescar y Santiago, Juan, Felipe, Natanael y Tomás fueron con Él.   Mientras estaban allí, sin lograr pescar algo, de repente vieron a alguien en la playa con una fogata encendida que les preguntóHijos míos ¿pescaron algo? Luego les dijo que lanzaran la red a un lado de la barca y, de pronto ocurre un milagro: ¡la pesca es tan abundante que no pueden sacarla a la orilla y se dan cuenta de que es el Señor!  Pedro salta de la barca y comienza a nadar hacia el Señor.  El resto de los discípulos llegan en la barca y se dan cuenta que Jesús les ha preparado el desayuno: pescado y pan.   Y les dice: vengan a desayunar.  Los discípulos tenían apetito y estaban felices de ver al Señor y probablemente fue un desayuno maravilloso para la mayoría de ellosexcepto para Pedro, que muy probablemente tenía un nudo en el estómago pensando, finalmente voy a tener mi merecido.  El Señor ya se les había aparecido dos veces antes: la primera, en la noche del domingo de Pascua y el domingo siguiente. 

Pedro sabía lo que había hecho, sabía que había negado al Señor y también sabía que Jesús lo sabِíaUstedes recordarán que uno de los evangelios menciona que cuando Jesús iba pasando miró a Pedro y Pedro “rompió a llorar amargamente” (Lc. 22, 61-62).  Pero cuando Jesús se les apareció el domingo de Pascua y el domingo siguiente, acaso les dijo: “Tienen mucho que explicar. Pedro, tú y yo debemos tener una seria conversación. ¡No puedo creer que ninguno de ustedes estuvo a mi lado cuando más los necesitaba; más vale que tengan una explicación!

¿Acaso fueron esas sus palabras?  ¡Nada de eso!  Su saludo fue, “La paz esté con ustedes”.  Vean mis manos, mi costado, mis heridas y entiendan el porqué de lo que hice y porqué ahora quiero hablarles solo de paz.  Y les dio el Espíritu Santo y les dijo, ahora los hago ministros de la reconciliación.  Vayan al mundo, y de la misma manera que mi Padre me ha enviado, también yo los envío al mundo para que a quien perdonen los pecados, les queden perdonados y a quienes se los retengan, les queden retenidos (Jn. 20, 23).
En todas estas conversaciones el mensaje era misericordia, perdón y paz.  Pero Pedro, cuyo corazón era muchas veces más grande que su cabeza, quien tenía una gran sensibilidad, que se entregaba en todo lo que hacía, debía haber estado pensando“Sí, pero necesito explicarle, tengo que decirle el por qué, necesito solucionar esto.  

Pero el mensaje de Cristo fue siempre el mismo… “la paz esté con ustedes”.  Hasta esa mañana en la playa, cuando terminaron de desayunar Jesús, mirando a Pedro, y le dijovayamos a caminar”.  Estoy seguro de que Pedro pensó, “ahora sí me va a dar mi merecido. Va a aprovechar que estamos solos; me va a gritar, pero está bien, me lo merezco”, y se preparaba interiormente para el golpe.  Pero ¿qué ocurre en esa caminata a orillas del mar? Pedro, que había negado al Señor tres veces y empezaba a hacer conjeturas sobre la justicia divina pensando, “si le negué tres veces, ahora voy a tener que pedir perdón tres mil veces”.  Quizás olvidó lo que el Señor había dicho sobre su misericordia y el perdonar a nuestro prójimo hasta setenta veces siete.  Sin embargo, recibió algo que no esperaba, una invitación: 

Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que a estos?
Sí, Señor tú sabes que te amo.  
Apacienta mis corderos.  

Vuelve a decirle por segunda vez:  

Simón hijo de Juan, ¿me amas? 
Sí Señor, tú sabes que te amo.  
Apacienta mis ovejas.  Simón hijo de Juan, ¿me quieres?  
Señor tú lo sabes todo, tú sabes que te amo.   
Apacienta mis ovejas. (Jn. 21, 15-17).   

No fue una invitación a deshacer lo que Pedro había hecho; la muerte y la resurrección del Señor ya habían borrado ese pecado, más todos los pecados de Pedro, junto con los de los apóstoles y los nuestros, incluyendo el pecado mismo y la muerte misma. Todo, absolutamente todo, fue destruido en la cruz, Pedro no necesitaba arreglarlo; Pedro no lo hubiese podido arreglar de ningún modo posible.  Pero lo que Pedro necesitaba, y lo que el Señor le ofreció, fue la oportunidad de mirarse mutuamente los ojos, de reconocer sinceramente lo que había ocurrido y comenzar de nuevo. 

Si se fijan, el Señor no lo llama “Pedro”.  Juan, que es quien narra la historia, dice, “Jesús le dijo a Simón Pedro”, pero Jesús dice: Simón, hijo de Juan”, la forma en que todos le llamaban antes de que se convirtiera en apóstol, antes de haber recibido esta misión, antes de esa maravillosa profesión de fe cuando Jesús le dijotú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”. El Señor vuelve al principio: Simón, hijo de Juan, ¿me amas? como diciendoMira Pedro, si sientes que todo se vino abajo y que tienes que comenzar de nuevo, perfecto, allí te encontraré.  Si es necesario volver al principio y comenzar de nuevo, está bien, pero hagámosloque no quede en el aire, pero no permitas que ningún sentimiento, que el peso de la vergüenza, del miedode la culpabilidad se interponga entre los dos.  Comencemos desde el principio” —Simón, hijo de Juan, ¿me amas?  Tres veces.  Esto no lo ignoró Simón Pedro, no lo ignoró Juan el evangelista, nosotros, tampoco lo debemos ignorar.  No se trata de deshacer lo hecho, de saldar una cuenta, o pagar por las ofensas, sino de reconocer lo ocurrido.  Jesús miró a Pedro a los ojos le dijo, “Pedro, sé lo que pasó y sé que sabes lo que pasó. ¿Qué vas a hacer al respectoComencemos de nuevo”.

Un hermoso mensaje de paz y reconciliación; una hermosa lección sobre cuán delicado y paciente es el Señor y su disponibilidad de encontrarnos en el punto en el que estamos.   Después de su resurrección Jesús se aparece a todo tipo de personas: a las mujeres en la tumba, a María Magdalena, a los discípulos camino a Emaúsa los once discípulos reunidos, y no solo en el primer día. Además, hubo muchas otras apariciones registradas. Y en cada una de sus apariciones, el Señor maneja la situación de manera diferente y muy personal.  Él sabe en qué anda cada uno, sabe qué hay en cada uno de sus corazones, conoce su personalidad, sabe cómo llegarles, cómo piensan, y se ajusta a la realidad de cada uno.  ¡Cuán delicado es el Señor! Cuán paciente, amable y humilde, dispuesto a seguir entregándose incluso después de la resurrección, en su gloria.  El Señor se ajusta a cada persona que encuentra. Es así que sabe cómo llegar a Pedro.  Sabe que Pedro tiene que mirar a Jesús a los ojos y reafirmar su amor.  Él tenía este bello mensaje de paz y reconciliación que debería consolarnos, y ciertamente lo hace. Y esto es solo la superficie.  Así de inteligente es el Espíritu Santo que inspira al autor de las Sagradas Escrituras, que inspiró a San Juan el Evangelista.   
Y, desde luego, inspiración no significa dictado.  No es como a veces se presenta en las pinturas en las que se muestra al evangelista sentado en un gran escritorio —que en ese tiempo no existía—, escribiendo con plumas de ave —que tampoco se usaba—, escribiendo sobre pergamino —que tampoco existía con una paloma posada en su hombro susurrándole al oído: “San Juan escribe esta carta.   No. En realidad, el Espíritu Santo tiene una influencia en la mente y en el corazón de cada uno de los evangelistas para que conozcan la verdad y puedan expresarla correctamente, permitiéndoles usar sus propias habilidades y elegir sus propias palabras.  Por esodebemos prestar atención al lenguaje en el que están escritas las Escrituras, a la elección de las palabras y detalles. Nada está ahí por accidenteNi lo que había en el corazón de san Juan evangelista, el discípulo amado, que conoció a Jesús de forma más personal. Ciertamente, nada es accidental cuando el Espíritu Santo está de por medio. 

Si me lo permiten, voy a desviarme un poco del tema para entrar al estudio de las Escrituras.  Cuando vemos lo que Juan está haciendo en esta parte de su evangelio, resulta verdaderamente maravilloso, porque hay palabras diferentes en griego, lenguaje en el que Juan escribió, dado que era la lengua común en el mundo de ese tiempo. En griego, hay diferentes palabras para referirse al amor, significaban cosas diferentes yalgo importante que debemos tener en cuenta es que existe el amor del erosque es el amor apasionado que los esposos sienten el uno por el otro, y el amor llamado storgeque se refiere al afecto, el tipo de amor espontáneo que se siente por las personas con las que hemos crecido o el afecto que tenemos por los niños y personas necesitadas.  

Luego tenemos el amor divino que es el agape, el amor con que Dios nos ama y nos permite corresponder a su amor.  Finalmente, está el amor de la amistad, philia, un amor extremo y leal y une a las personas porque tienen cosas en común, porque van por el mismo camino y van hacia la misma dirección. En todo caso, existen palabras diferentes para el “amor” y Juan usa estas diferentes palabras que nosotros traducimos con la misma palabraSimón, hijo de Juan ¿me amas?”.   

Jesús le pregunta a Pedro, la primera vez, “Simón, hijo de Juan, agapas me?” que quiere decir, “Simón, hijo de Juan, ¿me amas con ‘amor divino’? ¿Me amas porque soy Dios?” Y Pedro le contesta: Señor tú sabes que philo se (que te amo como a un amigo ama a un amigo)”.  La segunda vez Jesús le dice a Pedro, Simón, hijo de Juan, ¿agapas me? (¿Me amas como a tu Dios?)”  Y Simón Pedro contesta por segunda vez, Sí Señor, tú sabes que philo se (te amo como amigo)”.  Jesús le pregunta por tercera vez: Simón, hijo de Juan ¿philos me? (¿Me amas como a un amigo?)  Y Pedro se conmovió. Juan cuenta Pedro se entristeció porque Jesús le preguntó de esa manera esta tercera vez.  Y Pedro dice: Señor tú lo sabes todo, tú sabes que te amo como un amigo.  Y hay incluso una pequeña palabra adicional en griego en esa frase de san Pedro, porque ahora está utilizando diferentes palabras para “conocimiento”.  En todo este diálogo usa la palabra oidasque se refiere a un conocimiento adquirido por la vista: “Sí Señor, puedes ver que te amo como un amigo; sí Señor, puedes ver que te amo como a un amigo.   Y en la tercera vez le contestaSeñor, tú lo ves todo, lo sabes todo porque lo ves.  Y luego escoge una palabra diferente para expresar la palabra “conocimiento”: Señor tú sabes, por experiencia, que te amo como amigo.  Aquí está sucediendo algo realmente maravilloso.  

Ahora, yo investigué esto, existen muchos artículos.  Si ustedes hacen una búsqueda en Google y escriben: “Juan 21, agapephilia, se encontrarán con una gran cantidad de artículos. La mayoría de ellos dicen: “todos se preocupan de esto, pero no hay nada de qué preocuparse, todo es lo mismo”. Yo no lo creo. Y otro autor dice: “bueno, , son palabras diferentes y es importante que sean diferentes, pero eso se debe a que la caridad es más importante que la amistad y Jesús está llamando a Pedro a algo más elevado y Pedro dice, bien, aun no estoy listo para eso, pero me quedaré con este amor menorTampoco creo eso, porque las Escrituras nos recuerdan, una y otra vez, el tipo de relación que el Señor busca en las personas que llama para que sean sus discípulos y a quienes llama para que sean sus amigos.  Y creo que tanto aquí, en el Evangelio, como en nuestras vidas en general, en nuestra relación con Dios, la amistad es algo totalmente nuevo, diferente de amar a Dios como Dios. 

Los demonios reconocen que Jesús es Dios. Los únicos que aciertan respecto a la identidad de Jesús, en la mayor parte del Evangelio, son los demonios que Él expulsó. Ellos lo ven y saben que es Dios, pero no lo aman.  Todas las creaturas deben obediencia y respeto a su Creador, ese es un tipo de amor. La gente que reconoce que existe un poder superior, que Dios existe y que Dios los ha creado, responden —espero— con gratitud, reconociendo su soberaníaviendo su poder y respondiendo con docilidad. Ese es un tipo de amor. 

Sin embargo, nuestro Señor nos invita constantemente a un amor más profundo, a la amistad; nos invita a un conocimiento de Dios que no viene de los libros, del Catecismo, o incluso de las Escrituras.  Por favor, no me mal entiendan, lean el Catecismo y oren con las Escrituras, es importante. Pero a lo que me refiero, es que nos invita a un conocimiento de Dios y del amor de Dios que viene de la propia experiencia.  San Juan utiliza una frase genial en su Evangelio cuando el Señor le pregunta a ciertas personas que lo conocen muy bien si creen en Él.  Ellos responden de una forma muy particular. Lo escuchamos cuando Jesús visita a Marta y María después de la muerte de su hermano Lázaro y Jesús le promete a Marta que Lázaro resucitará.  Que, dhecho, todos los que creen en Él no sólo resucitarán, sino que vivirán para siempreJesús la mira y le dice en un momento muy emotivo¿crees esto? Marta le responde: Sí, Señor; yo creo que tú eres el Cristo (Jn 11, 27).   

Unos capítulos antes, cuando Jesús está en Cafarnaúm predicando sobre el Pan de Vida, diciéndole a la muchedumbre quién es y que tendrán que comer su Cuerpo y tomar su Sangre o, si no, no tendrán vida en ellos, muchos se sorprenden y, mirándose unos a otros, se preguntaban¡¿de qué está hablando?!  Algunos pensaron que estaba promoviendo el canibalismo y comenzaron a irse, y Juan cuenta que muchos dejaron de seguirlo a partir de ese día y Jesús no los volvió a llamar, ni tampoco suavizó su mensaje.  Jesús los vio irse. Y luego se volvió hacia los apóstoles y, de nuevo, con toda la intensidad que podemos encontrar en el Sagrado Corazón de Jesús, mira a Pedro y les dice: ¿también ustedes quieren marcharse?” Pedro le dice: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna, nosotros hemos creído y conocido que Tú eres el Santo de Dios (Jn 6, 68-69). Hemos creído. 

El discípulo amado, al pie de la cruz, mira al soldado traspasar el Corazón de Jesús y ve brotar la sangre y el agua que salen de su costado, señal que Jesús está realmente muerto y profecía que proclama los grandes sacramentos del Bautismo y la Sagrada Comunión. Y cuando Juan narra la historia, hace una pausa y, como diríamos ahora en lenguaje cinematográfico, sale de la cuarta pared y se dirige directamente al lector diciendoEl que vio esto lo atestigua: su testimonio es verdadero y él sabe que dice la verdad, para que también ustedes crean”Y en su Primera CartaSan Juan vuelve a hacer esto cuando nos dice: lo que hemos presenciado, lo que hemos escuchado, lo que hemos tocado con nuestras manos, lo que hemos experimentado, eso es lo que les predicamos para que ustedes también lleguen a creer en Él’.   

Nuestro Señor nos está invitando a que lo conozcamos a través de la experiencia. El Señor nos invita a la amistad y nos hace la misma pregunta que le hizo a Pedro después del desayuno, “¿Esto es lo que quieres? Sé que sabes que debes amarme como tu Señor y Creador y tu SoberanoSé que ya me amas de esta manera, pero ¿estás dispuesto a ir más a fondo? ¿Estás dispuesto a tener una relación más profunda conmigoMás allá del amor que experimenta una creatura por su Creador; ¿estás dispuesto a ser mi amigo? ¿Estás listo para eso? Porque eso lo cambia todo.  

Hay algunas otras conversaciones en las Escrituras que nos hacen pensar sobre la amistad con el Señor y la diferencia entre obedecerlo simplemente como nuestro Dios o amarlo verdaderamente como a un amigo. Creo que cuando hablamos de amistad divina, tenemos que hablar de Moisés.   Quienes me conocen, saben que me encanta hablar de Moisés.   Él ela única persona en todo el Antiguo Testamento a quien Dios le dice: “Tú eres mi amigo, te conozco por tu nombre.  Hay un pasaje maravilloso en el libro del Éxodo que dice: “Moisés armaba la Tienda del Encuentro afuera de su campamento y cuando quería hablar con el Señor y rezarle, se dirigía a la Tienda del Encuentro, se sentaba y hablaba con Dios cara a cara, como hace un hombre con su amigo (Ex 33).  Es un pasaje muy bello y, creo que lo más bello de él es el lugar donde ocurre.   Porque en la historia, Moisés aún no había construido la Tienda del Encuentro.  Las instrucciones para construirla vienen unos capítulos después.  El libro del Éxodo nos cuenta sobre la relación que Dios tiene con Moisés en medio de dos episodios muy importantes: cuando Moisés baja del Monte Sinaí con los Diez mandamientos y cuando Moisés sube de nuevo al Monte Sinaí para hablar con el Señor después del incidente con el becerro de oro. Y pareciera que el Espíritu Santo quiere que recordemos que, aunque parece que todo va a terminar, debemos tener paciencia pues Moisés y el Señor son amigos. Es un don maravilloso y, quizás, innecesario del Espíritu Santo para mantenernos enfocados correctamente. Porque aun cuando Moisés no estaba aterrorizado, seguramente estaba preguntándose lo que sucedería cuando volviera a la montaña y, cuando lo hizo, al principio las cosas no estuvieron del todo bien. 

Dios le dice a MoisésAsí están las cosas: Nromperé mi promesa, seguirás guiando a mi pueblo, pero no iré con ustedes. Lo intentamospero no quisieron obedecer. Ustedes vayan, estarán seguros, pero no iré con ustedes.

Moisés le contesta: Señor, si Tú no vas, yo tampoco iré 

Moisés le responde como un hombre a su amigo, con toda sinceridad. Moisés sabe expresarle al Señor exactamente lo que siente:   
Si no vienes con nosotros, tampoco iré.   

Dios le responde:
Bien, entonces les enviaré un ángel y él los protegerá, pero Yo no iré. Tu gente no me quiere; niré.  

  Y Moisés le responde: 
Si quieres, puedes enviar un ángel, pero si Tú no vas, yo tampoco iré. Porque, Señor, si tú no vienes con nosotros y las cosas no resultan, todos se burlarán de ti y te maldecirán y dirán que no cumples tus promesasMe prometiste que vendrías con nosotros. Nos prometiste que nunca nos abandonarías. Nos dijiste a dónde teníamos que ir. Nos dijiste que teníamos que salir porque tú irías al frente dirigiéndonos. Y si tú no vienes con nosotros, nosotros tampoco iremos a ningún lado.  

¿Se dan cuenta de la diferencia?   Si solo pensamos en Dios como Dios; si solo visualizamos este evento en el Sinaí como en la película Los 10 Mandamientos con Charlton Heston, en la que Dios llama a Moisés con voz grave y potenteMoisés… Moisés, entonces, evidentemente Moisés debería irse y hacer lo que Dios Todopoderoso le ordena. Si Dios Todopoderoso dice “ve”, entonces “vas”, o de lo contrario te fulmina un rayo.  Si Dios dice ve”, lo haces, pero tal vez no lo hagas de todo corazón. Si Dios dice “ve” y se siente como si te estuviera enviando lejos de Él, por tu cuenta, te sentirás aterrorizadoEstarías obedeciendo, pero no lo harías de corazón.  Lo harías porque tienes que hacerlo, porque así lo exige el mandamiento, pero va a ser mucho más difícil y probablemente no llegues al destino final. 

Todos conocemos la historia del camino por el desierto en el que se quejaban a diario diciendo: ¿aun no llegamos? El camino es muy duro; nunca debimos de haber salido de Egipto. ¡Regresemos!  Esa es siempre la tentación cuando no estamos seguros de lo que viene y tampoco estamos cien por ciento seguros de que lo que teníamos no nos gustaba; siempre resulta tentador volver a lo que teníamos.  ¡Eso es una tontería! “En Egipto teníamos pepinos, puerros y cebollas que son más sabrosos que el maná que nos cae del cielo que no tenemos que cultivar, ni comprarlo, ni cocinarlo, solo tenemos que comerlo.   ¡No, no sean tontos! Eran esclavos en Egipto; ni se les ocurra volver.  Si Moisés salió al desierto porque Dios se le apareció una vez, en toda su gloria, y le dijo: “ve”, ¿de dónde iba a sacar Moisés las fuerzas, el vigor, la perseverancia, la esperanza, la confianza para continuar? Habrían vuelto incluso antes de llegar al Mar Rojo.  Pero Dios les había prometido: “Iré con ustedes; somos amigos y no los defraudaré”. Olvidamos cuan maravillosa era la amistad entre Moisés y el Señor. 

Escuchamos antes la historia de Moisés y la zarza ardiente, en quMoisés le pregunta a Dios, ¿cuál es tu nombre?” Y Dios le da un nombre que es poderoso y misterioso: Dile a los israelitas que Soy el que Soy’; Yo soy, me envió’”. Algunos versículos más adelante, Dios le recuerda a Moisés: “Nunca le di mi nombre a Abraham, ni a Isaac, ni a Jacob, ni a José. Los amo, hice grandes cosas por ellos y cumplí mis promesas para con ellos, pero nunca les dije mi nombre. Te he dado a conocer mi nombre a ti y a tu pueblo, porque tienes una misión y necesitas saber que voy contigo en todo momento. Estconfirmación fue lo que sostuvo a Moisés haciendo posible que atravesaran el desierto, no solo por cuarenta semanas sino por cuarenta años. Esta confirmación los ayudó a perseverar, porque Moisés sabía que Dios iba con ellos. 
Dios nos da los mandamientos y tiene todo el derecho de hacerlo.  Dios dice claramente: No cometerás adulterio. Dios nos da a la Iglesia para que la escuchemos. La Iglesia nos dice: “El adulterio incluye todo acto sexual no realizado con el cónyuge”. Dios nos dice a través de la Iglesia que cada uno de nosotros está llamado a llevar una vida casta y Él tiene todo el derecho de ordenarnos esto y nosotros tenemos la absoluta obligación incondicional de hacerloY si lo conocemos como nuestro Dios y lo amamos como a nuestro Dios, sabemos que lo tenemos que hacer.  Pero no llegaremos lejos, porque todo ser humano ha tenido momentos [difíciles], ya sea en relación al sexto mandamiento o a los otros nueve, llegando al punto de decir: “sé que tengo que hacerlo, supongo que es bueno para mí, sé que es mi obligación, pero ¿por qué debería importarme Si estoy solo, ¿por qué debería preocuparme?  Si Dios está lejos, por allá, dándome órdenes, pero nada más..ni siquiera sé si está conmigo o si se dará cuenta; no sé si puedo hacerlo o si quiero hacerlo. ¿Por qué debería importarme, si estoy solo?”  Las obligaciones se desvanecen ante emociones tan fuertes como estas. Pero la amistad con el Señor pone nuestras obligaciones en un contexto totalmente diferente. Porque Él nos conoce, nos conoce, nos mira cara a cara, nos habla cara a cara y quiere que le hablemos así, como un amigo le habla a su amigo. Porque cuando le hablamos así, el mensaje es siempre el mismoSí, hay un camino que debes recorrer, será difícil, pero no te preocupes, Yo voy contigo.  Y si Él viene con nosotros, no hay nada que temer. Al fin y al cabo, Él es Dios; es nuestro amigo, pero también es Dios. Y si nuestro amigo es omnipotente y nos dice: “Yo me encargo, todo estará bien” ¡dejen que lo haga! Snuestro amigo es todopoderoso y quiere ayudarnos¡por favor, dejémoslo! Pero solo pedimos su ayuda, solo recordaremos que necesitamos su ayuda, cuando recordamos la amistad a la que nos ha llamado.  

Hay otra persona que tuvo una amistad mucho más profunda con el Señor y que a simple vista no se percibe. Esa persona es Job —esperaba que la sala hubiese retumbado con un ¡Oh no!  Ese hombre lo pasó fatal”. Y sí, Job la pasó muy duro porque se le quitó todo en un instante: su rebaño, su casa, toda su familia con excepción de su esposa que no lo dejaba en paz todos sus hijos y todo lo que tenía.  Se quedó sin nada, y cuando pensaba que había sufrido todo lo que podía sufrir, también se enfermó. Y Job, señalan las Escrituras, entristecido maldijo el día que naciódiciendo que hubiera sido mejor no haber nacido en vez de tener que vivir todas aquellas desgracias. Luego aparecen sus “amigos” y se sientan junto a él en silencio por unos momentos, y hubiera sido mejor si el silencio se hubiera prolongado porque luego empezaron una interminable conversación sobre el porqué de todas estas desgracias.   

Job, para resumirlo, dijo: 
—No hay ninguna buena razón del porqué todas estas cosas estásucediendo. Dios no debe saber lo que está haciendo porque todo esto no tiene ningún sentido.    
Y sus amigos le comentan:  

—Si todo esto está sucediendo es porque, obviamente, debes haber hecho algo.  Tal vez no lo recuerdas o estás en un estado de negación, o estás fingiendo, porque Dios no hace las cosas por hacerlas, tienes que haber hecho algo.   

Job insiste:
—No hice nada, todo esto es injusto— Y sus amigos insisten, a su vez, diciendo que sí deb haber hecho algo, y así siguieron sin que la conversación le hiciera bien a ninguno.  

No hay nada irrespetuoso, ni blasfemo en la conversaciónJob y sus amigos querían ser respetuosos y cumplir la voluntad de Dios y entender su plan. Sentían ese amor por lo divino, esa respuesta a la dignidad de Dios y a su papel como Creador. Pero no era suficiente. Porque mientras se tratara de Dios en el cielo observándonos desde arriba como un juez, nunca entenderían el plan de Dios.  Podrían haberlo discutido todo el día —y así lo hicieron— pero la razón por la que estuvieron discutiendo fue porque a ninguno se le ocurrió preguntarle al mismo Dios. Y luego se aparece Dios en el torbellinososteniendo una de las conversaciones más divertidas y entretenidas que aparecen en las Escrituras:  

¡Hola Job!  ¿te gustaría tener una conversación? ¿Quieres hablar de mi plan? Perfecto. Antes de hacerlo, aclárame algo, ¿fuiste tú quien creó el mundo o fui Yo?  No, no, solo quiero asegurarme de que estamos hablando de lo mismo.  ¿Cuántas estrellas hay en el universo? ¿Cuán profundo es el océano? ¿Acaso creaste tú las creaturas marinas?  Perdón, eso también lo hice Yo.  ¿Te consulté antes de crear todo eso No, no, creo que no, ¿cierto?  porque tú no estabas allí en ese momento, ¿o sí? …  ¿Job, tienes algo que decir?’    

Y Job mira a Nuestro Señor y le dice: 
Señor, tienes razón.  Gracias. 

El diálogo en las Escrituras es un poco más extenso —obviamente estoy solo parafraseándolo pero Job tiene que aceptar que Dios está en lo correcto y le agradece.  Sin embargo, hay una forma de ver esto que nos puede volver cínicos, si solo vemos a Dios como Dios.  Dios descendiendo en el torbellino en toda su majestad y en sintimidante gloria, mirando a Job desde las alturas para ponerlo en su lugar.  Sería terrible porque no habría ninguna explicación si Dios solo se apareciera y le dijera a Job que es un tonto porque Dios es Dios y Job no lo es.  Pero hay algo en su relación que le permite a Job ver aquello que sus amigos no son capaces ver: lo maravilloso que resulta que Dios, el Creador Omnipotente, quien sostiene el universo y creó las estrellas y sabe cuántas hay; quien creó las profundidades y a lacreaturas marinas y creó todo de la nada por medio de su Palabra y sabe todo de lo que hay que saber en el mundo; que Aquél que se ocupa de todo, tuvo como prioridad hablar con su amigo.   

 — Bien, Job, hablemos Necesitamos hablar sinceramente. Hay cosas que Yo sé y que tú no sabes.  Necesitas saber que mis planes empezaron muchísimo antes de que tú llegaras aquí y que continuarán por mucho tiempo después que ya no estésNo podré explicártelo todo, pero hablemos, ¿qué sucede? 

Dios no se le presenta a Job solo con su majestuosidad, se le presenta, más bien, dispuesto a tener una conversación.  ¡Y ese es el mayor don!  Es todo lo que Job necesita. 

Al comienzo de la historia cuando todo se viene abajo, el escritor sagrado dice: «En todo esto, Job no pecó ni dijo nada indigno contra Dios». Estaba sufriendo profundamente, pero confió. No lo entendía, pero confió. Sentía que necesitaba una explicación y no sabía dónde encontrarla, pero aun así confió. ¿Por qué? Porque mucho antes de que todos estos eventos pasaran, Job sabía que Dios era su amigo y Dios habla de él como un amigo.  ¿Recuerdan cómo comenzó todo esto en el libro de Job? Esa escena curiosa en que Dios estaba descansando con los ángeles alrededor, sin mucho que hacer, cuando de repente llega Satanás después de haber estado rondando por la tierra tentando a las personas.  Dios comienza la conversación diciendo:  

¿Satanás, has visto a mi amigo Job? ¿Has visto lo bueno que es? ¡¿No es increíble?! Es mi amigo, no te pertenece.    

Satanás le responde: 
—Es así solo porque eres bueno con él.   

Pero Dios conoce profundamente a Job. Dios sabe que no es solo algo superficial, sino que tienen una fuerte amistad. Sabe que Job no solo es bueno por miedo a ser maloQue Job no es bueno solo porque ha recibido cosas buenas de Él y quiere que todo continúe así.  Dios conoce a Job, son amigos y hace lo que todos los amigos hacen: se jacta de tenerlo como amigo.  Y más aún, está dispuesto a poner a su amigo a prueba. Dios hace una apuesta con Satanás.   

Yo conozco a Job mucho mejor que tú. Somos amigos, si quieres pruébalo y verás cómo saldrá victorioso.   

 Existe un gran y profundo amor ahí.  Puede ser difícil explicarlo teológicamente, pero podríamos decir que existe, incluso, un tono de admiración. El Espíritu Santo nos permite percibirlo así desde nuestra perspectiva, una admiración, una amistad auténtica.   

Mi amigo Job es increíble, es genial.  Satanás, tú no lo ves, pero yo sí y quiero que sepas cuán magnífico es mi amigo, así que ponlo a prueba como te plazca. Yo estaré con él y todo saldrá bien.   

Y es por esto que Job puede salir adelante, permaneciendo santo sin blasfemar contra de Dios, perseverando aun cuando parecía que todo se derrumbaba a su alrededor. Porque, aunque no entiende lo que está pasando en el momento, sabe que son amigos y confía en el Señor, y cuando el Señor se presenta para conversar con él, eso era realmente todo lo que Job necesitaba. 

 Está bien, todavía me escuchas, todavía me amas, todavía somos amigos. Está bien. Entiendo lo que me dices, existe un misterio más grande y un plan mayor que va más allá de mi entendimiento. Tienes toda la razón de ponerme en mi lugarlo merezco. Eso es todo lo que necesitaba. Gracias.   

¿Acaso no es eso lo que necesitamos la mayoría de las veces cuando tratamos de hacer la voluntad de Dios? Simplemente saber que Él está allí.  Porque, sea lo que sea que nos tiente, ya sea la impureza, el egoísmo, la envidia, esa necesidad de controlar todo en nuestras familias, o de que cambie la otra persona para no sentirnos avergonzados, para no sentirnos débiles. Sea lo que fuere, esas tentaciones nos convencen de que necesitamos cosas que nunca seremos capaces de alcanzar y las buscamos porque pensamos que es la manera de dejar de sentirnos indefensos o débiles, pero eso nunca funciona.   

Se supone que debemos ser castos, no porque la impureza nos haga sentirnos lujuriosos, sino porque la impureza nos hace sentir disminuidos y desvalidos; la impureza significa que algo más tiene control sobre mí.  Y es en esos momentos, cuando las circunstancias en nuestras vidas y en las vidas de nuestras familias están fuera de control y nos sentimos débiles y pequeños, que Satanás se acerca para dar el golpe final.  Cuando pensamos, ¿cómo salgo de esta fragilidad? ¿qué puedo encontrar que me consuele y me haga sentir fuerte y me que hay algo que puedo controlar, algo de lo que me pueda sostener?” Es allí cuando el Maligno se acerca a nosotros y nos dice al oído: estás solo, no hay nadie que pueda ayudarte y nadie está escuchando.   Y luego se marcha dejando ese miedo que desgarra el corazón.  Pero en realidad se queda allí, mientras comenzamos a pensar, “no quiero estar solo; necesito aferrarme a alguien.  Entonces decimos, “¡ah, aun estás aquí!  ¿Qué quieres? ¿Qué debería hacer?.  Las tentaciones, por sí mismas, son difíciles. Cuando olvidamos que Dios es nuestro amigo, las tentaciones son imposibles de superar. Pero si pasamos de respetar y obedecer, nos guste o no, servilmente al Dios que está allá en el cielo observando todo desde Su gloria, a tener una amistad real con Dios, entonces ¿cuál es el mensaje?: Nunca estás solo. 

Dios nos dice: “Nunca esperaría que te enfrentes solo al Maligno. Te veo y te conozco y sé lo que eres capaz de hacer si lo hacemos juntos.  Imaginen a Dios en el cielo jactándose de la amistad que tiene con cada uno de ustedes ante Satanás, jactándose de tener un amigo maravilloso del cual Satanás ni enterado está. ¿Qué nos está diciendo Dios?: “te veo y sé que tus fuerzas son limitadas; conozco la fortaleza con la que cuentas. Observo tus batallas y estoy muy orgulloso de ti. No puedes hacerlo todo, pero podemos hacerlo juntos”.   Y, a veces, eso es todo lo que necesitamos, una palabra del Señor que nos diga: ‘No estás solo, nunca estás solo. En ningún instante de tu vida he dejado de pensar en ti.  En ningún momento de tu vida has estado fuera de mi vista, aunque hayas querido esconderte. En todo momento he estado a tu lado ¡nunca lo olvides!  No siempre puedo decirte a dónde nos dirigimos.  No siempre puedo explicarte de tal forma que puedas entender, algunas veces tendrás que confiar en lo que hago. Algunas otras veces tendré que decirte cosas que no quieres escuchar, pero lo hago porque soy tu amigo y lo haremos juntos, dice Dios. 

Otra conversación que llama mi atención es cuando Jesús conversa con sus amigos. Se encuentra al comienzo del Evangelio de Juan, es una historia bastante curiosa, la historia del apóstol Natanael, conocido también como Bartolomé. El apóstol Felipe, mi santo patrono, tuvo una entrevista muy breve con el Señor. El Señor lo vio caminando y le dijoSígueme y Felipe le respondió"Está bien”.  Y Felipe hace lo mismo que hizo el apóstol Andrés un par de días antes. Es lo mismo que todos hacemos cuando conocemos a alguien genial y nos hacemos amigos de esa persona y queremos presentarlo a nuestros otros amigos. Así que Felipe busca a su amigo Natanael y le dice: 

¡Ven conmigo porque lo encontré!¿Qué encontraste?
He encontrado al Mesías.  ¿De qué estás hablando?  — De Jesús de Nazaret.—¿Nazaret? ¿En serio? ¿Nazaret? ¿el pueblito de las montañas donde hablan con acento raro?—Sí, sí es un carpintero.
¡Oh, un carpintero! Sí, también es rabino.Doblemente inútil.   ¿Y de Nazaret? Increíble. ¿Cómo puede venir algo bueno de Nazaret? ¿Cómo puede venir el Mesías de Nazaret? 

Y Felipe, como buen amigo, no discute, sino que le diceven y compruébalo tú mismo Esto no significa que Natanael fuese enseguida, probablemente se tomó su tiempo porque cómo podía venir el Mesías de Nazaret.  Felipe le dice
—Bien, voy a ver a Jesús— Y Natanael le contesta:
Está bien, vamos. 

  Y cuando Jesús ve a Natanael venir, le dice:  Ahí viene verdadero israelitaun hombre sin doblez. Dice lo que piensa y con franqueza. Es auténtico. 

Y Natanael dice:¿Cómo me conoces? 

Jesús le responde:
Cuando estabas bajo la higuera, te vi.

Natanael conteasta: 

Tú eres el Mesías, el descendiente de David, el Rey de Israel.  

Y nos preguntamos, ¿qué significa todo esto? Porque no sabemos a qué se refería Jesús cuando le dijo a Natanael“Te vi bajo la higuera antes de que Felipe te llamara Nosotros no pasamos mucho tiempo bajo las higueras, y no me refiero a las plantas que ponemos en las esquinas de las oficinas, sino a árboles enormes como al que se refiere Juan cuando Jesús habla de la higuera bajo la cual Felipe estaba sentado. En Israel este árbol crece relativamente alto. Las ramas comienzan a salir en la parte baja del tronco y se extienden bastante hacia los lados. Así que suno está en el desierto y tiene una familia grande y en algún punto necesita un momento de tranquilidad, las higueras son buenos sitios donde encontrarla, porque uno puede esconderse debajo de las ramas, que tienen aproximadamente entre 4 a 8 metros de radio. El lugar ofrece una sombra refrescante y nadie puede ver, a menos que se agachen.  Es un buen lugar para rezar.    

Por lo tanto, lo que Jesús le estaba diciendo a Natanael es: cuando creías que estabas solo bajo la sombra de la higuera, orando a Dios, Yo te viY no se refiere a que Jesús se agachó para mirar por debajo de la higuera.  Lo que Jesús quiere decir escuando estabas orando, te escuché. Cuando estabas orando, estabas hablando conmigoY es por eso que Natanael reaccionó de esa forma fue capaz de creer en la identidad de Jesús y empezó a entender su divinidad.  Y quedó deslumbrado ante la realidad de que Jesús es Dios y que Dios está en el cielo escuchando nuestras oraciones y que, desde esperspectiva divina, Jesús lo vio rezando.  

Pero hay mucho más que esto, porque si Natanael era un hombre de oración, y seguro que así lo era, y su oración consistía en mucho más que solo recitar los salmos, ¿qué es lo que Natanael sabía en ese momento que nosotros no consideramosQue había momentos en los que hablaba y momentos en los que escuchaba. Había momentos en los que le abría su corazón a Dios y momentos en los que Dios le respondía.  Y Jesús le dice en ese momento: esa conversación que tuviste, la estabas teniendo conmigoCuando escuchaste una voz en tu corazón y este ardía dentro de ti, era Yo quien te hablaba. ¿Recuerdas lo que te dije? ¿Recuerdas la conversación que tuvimos? Es por esta razón que para Natanael fue un momento indescriptible y maravilloso, porque él ya conocía a Jesús en su corazón.  No quería conocer al rabino de Nazaret, pero se da cuenta que Él lo conoce, y que él conoce su voz, y que se conocen de antes.   

Por tanto, Jesús lo llama como llamó también a los doce, no solo para ser discípulos, sino para ser sus amigos.  Él te escucha, te ve y no solo a la distancia. Nuestro Señor Jesús escucha tus oraciones, no solo aquellas que repites de memoria porque se han convertido en rutina, ni solo aquellas que dices en momentos de desesperación porque no sabes a dónde más recurrir. Él lo escucha todo incluyendo los deseos de tu corazón.  Él escucha tu llanto en la oscuridad; escucha los gemidos que el Espíritu Santo usa para interceder, para recordarlemira está cansado, está rendido, está confundido, nos necesita. Y Jesús desea encontrarnos en nuestras higueras, en los sitios donde creemos estar solos, para sostener una conversación con nosotros. Él desea entrar en esos momentos y que reconozcamos que está ahí y que le respondamos no con temor, ni con un espíritu de subordinación sino con amistad, con honestidad, con un diálogo auténtico. Arriesguémonos por un momento. Pensemos en esos momentos de oscuridad espiritual y profunda soledad, cuando el hecho de estar solos, de ser ignorados, cuando la necesidad de desagravio, de consuelo no te deja en paz y buscas en bolsillo o en tu escritorio esa maquinita de pornografía que ahora carga la gente [el celular]. O simplemente en tu imaginación. Y después de un momento el Señor se acerca detrás de ti y se aclara la garganta para hacerte saber que está ahí.  ¿Y cuál es tu reacción?  “¡Oh! Hola, hola... estoy bien… ¿cómo estás tú?   Mmm, sí claro…. si todo está bien... mañana iré a misa y ya ahí nos hablamos¿está bien? Mmm … dile a tu mamá que le envío saludos …”.   
¿Qué es lo que sucede en esos momentos? Nuestras mentes estaban en otro sitio, pero nosotros estábamos en su pensamiento. Se presenta en el momento que más lo necesitamos y le escondemos nuestra vida, le decimos cosas triviales y esperamos a que se vaya. Ese es el momento de decisión, el momento en que Jesús se presenta bajo nuestra higuera y ahí debemos tomar una decisión.  Y no se trata solo de la impureza, podría también estar viendo las fotos de mi hijo en Facebook preguntándome cuándo va a reaccionar; o leyendo por enésima vez ese correo electrónico de mis suegros en el que parece que no entienden nada Sea lo que sea, el punto es que se lo ocultamos, pero ese es el momento decisivo, el momento de decidir si le tengo miedo, o si puedo contar con Dios como mi amigo. lo que el Señor nos pide en ese momento es que, en vez de esconderle nuestra vidanos volvamos hacia Él, confiando en Él como nuestro amigo  

Sí, esto es lo que ha ocupado mi mente, sí esto es lo que he estado viendo, pero esto es lo que busco y no sé dónde encontrarlo ni estoy seguro de alguna vez haberlo encontrado. Pero si eres mi amigo y conoces mi corazón y sabes lo que estoy buscando y lo que necesito, creo que puedes ayudarme. Necesito que me ayudes, porque si no me ayudas a encontrar lo que busco, sé dónde encontrar algo que se siente un poco como lo que creo que necesito. Y ya no quiero seguir haciéndolo y no puedo parar de hacerlo solo”.    

Recurramos al Señor que vino a nuestro encuentro, que vino a tu encuentro; que estaba ahí en el momento en que más lo necesitabas Dirige tu mirada hacia Él y confía en el Él porque es tu amigo.  

El Señor habla de su amistad de manera más directa en la Última Cena con palabras quea primera vista parecen un tanto fuertes. Primero habla de dar la vida por sus amigos, “Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos” (Jn 15, 13).  Y por supuesto, los apóstoles saben más o menos que está hablando de dar Su vida por ellos. Y Luego dice: “Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando” (Jn 15, 14).  Y dentro de nosotros se despierta ese espíritu adolescente diciendo: “¡Un momento! Primero nos hablas de amor y ahora nos hablas de mandamientos. ¿Qué está pasando? ¿Por qué has cambiado de parecer?” Esto sucede porque hemos olvidado que lo que Él quiere es una relación auténtica con nosotros y toda relación tiene reglas. Si no me creen, olviden su aniversario y veamos qué pasa. Olviden el cumpleaños de su mejor amigo y vean si se enoja. 
 Toda relación tiene reglas, ya sea que tengan sentido o no para nosotros, que sean aquello que nos haga levantarnos en la mañana y se conviertan en el motor que nos impulse y nos haga sentir seguros y con confianza de hacer lo que el Señor nos pide; o si son solo palabras escritas sobre roca, ajenas a nosotros. Todo depende de si vemos a Dios como un Dios lejano si vemos a Cristo como nuestro amigo.  

Si no tienes una relación con la ley, existen muy pocas probabilidades de obedecer a la ley.  Pero si sabes que quien nos otorga la ley lo hace porque no solo te ve, sino que te conoce y te ama, entonces, en ese contexto, diríamos: “¡Claro! Dime lo que quieres y lo haré de todo corazón”. Dime a dónde ir e iré corriendo.  Porque sé que vienes conmigo y que siempre me dirás la verdad.  Sé que me ves, que me conoces y que estás ahí para mí.  Así que puedo hacer lo que me pides y lo hago porque somos amigos y porque estaría perdido sin ti.  Y si estas son las reglas que me ayudan a ver dónde estás y dónde no estás, si estos son los límites que has puesto en mi vida para que pueda tener mi libertad sin que me aparte de tal punto de quedarme solo, entonces puedo obedecer tus mandatos.  
Esto no es lo único que el Señor nos dice sobre la amistad.  También nos dice: “Los llamo mis amigos porque todo lo que he oído de mi Padre, se los he dado a conocer” (Jn. 15, 15).  No solo nos da los mandamientos y nos envía por nuestro propio camino o nos dice lo que espera de nosotros sin derecho de réplicaÉl nos comparte todo lo que ha escuchado de su Padre. Nos dice todo lo que sabe. Nos dice quiénes somos, cómo nos ha hecho, qué significan nuestros cuerpos, qué significa nuestra sexualidad, el significado y el propósito de nuestras relaciones humanas. Nos cuenta porqué sentimos lo que sentimos y nos recuerda que ha puesto esos deseos, esas emociones, las mejores y más puras, en nuestro corazón. Nos cuenta que está atento a nuestros corazones, tanto así que nos muestra Su propio corazónNos cuenta que nos ha dado nuestro intelecto, nuestra consciencia y nuestra libertad para usarlos plenamente. Nos dice quiénes somos y cómo hemos sido hechos y, sobre todo, nos dice a quién pertenecemos. Por supuesto, esto nos revela completamente nuestra identidad. No soy una simple creatura, soy un hijo. No somos juguetes de Dios, ni esclavos, sino hijos adoptivos de un Padre amoroso, hermanos adoptivos de un Hermano mayor que nos ama de manera incondicional, que dio su vida por nosotros. Jesús quiere que estemos tan cerca de Él que seamos capaces de formar un solo cuerpo, al punto que todo lo que tiene sea nuestro y todo lo que nosotros tenemos esté unido a Él.  Nos dice lo que sabe:  quiénes somos, de quién somos y hacia dónde vamos.  

Nos dice: “tomen su cruz”porque los amigos nos dicen las verdades importantes incluso cuando son difíciles de escuchar.  San Juan Pablo II fue a la Arquidiócesis de Nueva York en 1995 y una de sus paradas fue el Seminario de Danburyalgunos de mis amigos estuvieron ahí. Habló de los retos de las vocaciones y el sacerdocio en el mundo moderno y la plática se tornó un tanto deprimente. El Papa entonces se detuvo y les dijo: “la razón por la que vengo al seminario hablar de estos problemas, obligaciones y responsabilidades, es porque somos amigos en Cristo y los amigos pueden hablar de temas serios Y si Jesús es nuestro amigo, Él nos dice hacia dónde vamos, no a pesar del hecho de que es una cruz, sino porque sabe que la senda ha sido marcada por sus propias huellas y que nunca, absolutamente nunca, nos pedirá que hagamos algo que Él no haya hecho antes, y mucho menos nos pedirá que lo hagamos solos. Él nos ha comunicado todo lo que ha oído del Padre. No existen secretos en nuestra relación con Él y la respuesta a toda pregunta y la solución a todo problema y el alivio a cada temor se encuentra en nuestra relación con el Señor en nuestras conversaciones con Él.   
La Última Cena trata sobre el tipo de relación que el Señor quiere con nosotros.  Los invito a que lean este pasaje no solo en Cuaresma o Semana Santa, como parte de su meditación, especialmente cuando se sientan solos, cuando no sepan cómo reconectar, cuando no estén seguros qué es lo que Nuestro Señor Jesucristo quiere de ustedes, o qué tiene en mente para sus vidasLas palabras de la Última Cena fueron escogidas para sus mejores amigos. Ese es el don maravilloso que nos dejan las Escrituras a través del Espíritu Santo. Esas palabras íntimas expresadas a sus mejores amigos están disponibles para nosotros, para leerlas, escucharlas, y entenderlas, porque también han sido dirigidas a nosotros. 
 El discurso de la Última Cena es la carta de amor de Jesús para ti. Es su ofrenda de amistad para ti y se encuentra entre dos frases muy hermosas.  Al comienzo, está sentado en la mesa viendo a sus discípulos, Judas quien lo traicionaría, está ahí.  Pedro, quién habría de negarlo, está ahí, y el resto de ellos que también actuó cobardemente, está ahí.  Y les dice: conozco a los hombres que he escogido.   El Señor te conoce, conoce todo sobre ti. Conoce todas las tentaciones que han cruzado por tu mente, todos los pecados que has cometido. Y la frase que Jesús nunca, nunca usa es: a pesar de”.   Jesús conoce a las personas que ha elegido para que sean sus amigos.  Él lo sabe todo, y aun sabiéndolo todo te llama, porque te ama y quiere ser tu amigo. Y si todo esto no fuese suficiente, al final de la Última Cena, reza una oración de consagración a su Padre por sus amigos. Y habla sobre los desafíos a los que se enfrentarán y lo difícil que será. Habla también de la responsabilidad que tendrán y el tipo de relación que quiere tener con cada uno de ellos y que quiere que exista entre ellos. Habla de unidad, habla de evangelizar y, casi al final, con un estallido de profundísimo amor de su Sagrado Corazón, mira al Padre y le dicePadre, ellos son tu regalo para Mí.   

Ustedes son el regalo de Dios Padre a Dios Hijo. Punto. No porque seamos una obra en proceso de construcción, ni porque estemos haciendo lo mejor que podemosTú eres el regalo del Padre a Jesucristo.  Él sabe que lo amas como tu Dios. Pero ¿lo amas como a tu amigo? ¿Le permitirías amarte de esa manera? ¿Le darías la oportunidad de enseñarte lo que la verdadera amistad significa? ¿Lo dejarías unirte a su Sagrado Corazón? Eres un regalo del Padre a Su Hijo y en el momento en el que el Hijo de Dios estaba completamente abandonado y dolorido, cuando enfrentaba sPasión y Muerte, tú estabas en sCorazón y en su mente.  ¿Lo amas como Él te ama? ¿Lo amarás como su amigo?  

Muchas gracias. 


«¡Vivir castamente te hace libre y más feliz de lo que piensas!»: Testimonio de miembro de Courage

 

Imagen referencial. Crédito: Unsplash.com

 

“¡Vivir castamente te hace libre y más feliz de lo que piensas!”
Testimonio de una joven miembro de Courage

 

¡Que la gracia de Dios esté con todos ustedes, ya que su misericordia es grande e infinita, y que María Santísima siempre nos haga a todos de Cristo!

Querido amigo lector, hoy escribo estas líneas donde plasmo un poco mi experiencia de vida y cómo el apostolado Courage me ha ayudado en este proceso de crecimiento personal, espiritual, moral y psicológico.

Yo nací dentro de una familia muy pobre y numerosa.  Fuimos quince hijos. Mi familia está conformada por papá, mamá, doce hijas mujeres y tres hijos hombres.  Yo soy la número catorce de todos los hijos.  Mi padre fue alcohólico, violento, agresivo, machista, golpeador y mujeriego.  Constantemente le era infiel a mi madre; él fue muy irresponsable con las actividades en casa y con nuestra educación. Desde que tuve uso de razón, así lo conocí.

Recuerdo que en una ocasión, cuando tenía tres años, después de algunos días que mi papá no estuvo en casa por andar en sus vagancias, cuando regresó, me le acerqué y le toqué una pierna a la altura de la rodilla – yo quería que me abrazara –, y violentamente me agarró y me aventó contra la pared y me gritó que él no era mi padre.  Esas palabras me dolieron mucho. A partir de esa situación se generó un profundo miedo en mí, al punto que nunca más volví a acercarme a él.  Así fui creciendo con muchos traumas y problemas. Sentía un rechazo enorme hacia mi persona.  En todo momento me sentía bastante agobiada y, además, me dolía ver cómo mi padre golpeaba mucho a mi madre.

A medida que fui creciendo, me fui independizando de mis padres. Como les había mencionado, mi papá, por los vicios que tenía, no se hacía responsable de su trabajo.  Mi mamá tenía que realizar el trabajo de papá, junto con mi hermano menor y yo.   Recuerdo que desde que tenía cuatro años comencé a trabajar en el rancho realizando actividades rudas. Mamá no tenía tiempo para mí, era demasiado trabajo el que realizaba: ordeñaba las vacas de mi padre, tenía diversas labores propias del trabajo de un rancho y, además, trabajaba haciendo tortillas para unas familias del rancho, también les lavaba y planchaba. En las noches mi mamdre cocía punto de cruz y gancho para poder mantenernos.

Al ver que mi madre sufría mucho, a los cuatro años me independicé en un trabajo en el rancho, y comencé a darle de comer al ganado, a los cerdos y borregos. Además limpiaba los corrales de los cerdos y, en tiempos de siembra, sembraba, para después trabajar en la cosecha. El moler la milpa para los ganados, para mí era muy rudo, y lo hacía antes de ir a la primaria, porque tenía que cumplir con varias actividades del trabajo.  Debido a estas responsabilidades, yo no podía llegar a tiempo a la escuela y recibía acoso escolar por parte de mis compañeros y maestros.  Todo esto me causaba una grande tristeza, pues ellos no sabían todo lo que realizaba antes de llegar a mi escuela y me fastidiaban al verme llegar descalza, con un pedazo de lápiz y un pedazo de papel de un costal de papa, parecido al papel de envoltura.

A veces mi padre se perdía por meses y regresaba con amigos borrachos en la madrugada para que mi madre les diera de cenar.  En algunas de esas ocasiones, sus amigos llegaron a tocar mis partes íntimas a mis escasos cuatro años de edad.  Yo tenía mucho miedo, tenía terror y mi padre no hacía nada, mi madre tampoco me cuidaba para que no sucediera esto. Después de repetirse esta situación por varios días; unos amigos de mi hermano mayor abusaron sexualmente de mí, me dijeron que jugaríamos y, como ellos eran más grandes en edad que yo —tenían aproximadamente quince años— yo no entendía su intención.  Me lastimaron mucho.  Le dije a mi madre lo ocurrido y ella reaccionó dándome una golpiza horrible, lastimándome  las manos y las asentaderas, hasta que sangraron por los golpes.  Este hecho me marcó para siempre y sufría bastante.

Por todo lo que viví hasta entonces, cuando cumplí cinco años de edad, tomé una postura muy ruda para que nadie más me lastimara.  Sin embargo, no me funcionó. Un primo de la edad de mi hermano mayor, abusó sexualmente de mí.  Todo esto era muy triste y difícil, siempre me engañaban y abusaban de mí.  Recuerdo que desde aquel entonces no quería ser niña, porque las niñas sufrían mucho. Los juegos de niñas nunca me llamaron la atención, yo siempre jugaba canicas, béisbol, "pistolitas", lucha libre, trompos, resorteras, en fin, todo lo concerniente a juegos de niños.  Los juegos de niñas eran aburridos para mí.

A mis escasos cinco años, unas niñas me atraían y atrapaban mi atención.  La historia de una de ellas coincidía con la mía.  Era similar lo que le había pasado; ella me entendía y yo la entendía a ella. Sin embargo, me causaba  conflicto y no podía entender por qué me atraían las niñas. Me atraía que tuvieran rasgos de mucha fuerza, que no fueran lloronas, que estuvieran robustas y rudas, pero a la vez me seguía peleando con esos sentimientos.   Un día pasé mucho tiempo junto a la niña que tenía una historia similar a la mía y, al final del día, terminamos acariciándonos y besándonos —según nosotras— mencionábamos que jugábamos a ser mamá y papá, pero entrábamos en conflicto porque nadie quería ser la mamá.  Siempre nos buscamos e hicimos buena amistad, pero a la edad de nueve años sus papás se la llevaron a un pueblito y hasta la fecha no supe más de ella.   Yo sufrí bastante, sin embargo, durante esos años nadie abusó sexualmente de mí.

Lamentablemente, esto no duró mucho.  Años más tarde, cuando tenía 13 años, mi abuelo materno abusó sexualmente de mí y al confiárselo yo a mi madre, se negó a creerme.  Aunque veía cómo estaba su padre, mi madre se ofendió bastante y me dijo que era una mentirosa, una buena para nada, que su papá era incapaz de hacer algo así.  Yo me volví muy callada, aislada, insegura y con mucho miedo de que todos me hicieran daño; sufrí mucho.

Después de un tiempo nos mudamos del rancho a un pueblo.  La situación con mi padre fue peor, ya los abusos no solo eran conmigo, sino también con mis hermanas mayores.  Mi madre seguía sin creerme lo que estaba sucediendo.  Pero un día le dije que decidiera entre mi papá o sus hijas; a ella, a pesar de observar estas situaciones, le costaba creer que él fuera responsable de los abusos.

La vida familiar era un desastre, mis hermanos mayores se iban todos de casa, yo sufría mucho, al ver cómo mi padre golpeaba a mi madre sin piedad.  En uno de mis cumpleaños, mi padre golpeó muchísimo a mi madre y le hizo un gran daño. Ese momento me marcó mucho. Lo único que yo quería era morir, ya no quería saber de nada y de nadie y me dije a mí misma: “todo lo que he vivido y sufrido por los abusos y golpes, y las situaciones familiares, ya nadie más lo sabrá, todo me lo llevo a la tumba”.   Hoy me doy cuenta que esos pensamientos y deseos me estaban llevando a la tumba.  Sobre todo, porque la atracción hacia las mujeres detonó bastante, porque mi madre siempre me trató despectivamente, llamándome de muchas maneras: “marimacha”, “Juana machetes”, etc.   Para mis hermanas y hermanos yo era “la rarita”.

Desde aquel entonces mi atracción hacia las mujeres la he vivido en silencio, nunca se los mencioné, y hasta la fecha no lo he comentado con mi familia.  Siempre le pedí a Dios que me ayudara, hasta que un día, en un retiro compré el libro de Rubén García y no me moví de mi lugar hasta que terminé de leerlo.  Busqué a Rubén y él me habló del apostolado Courage, así fue como logré encontrar al grupo.

Ingresé como si estuviera desahuciada, con una depresión severa, y con varios intentos de suicidio.  Estando ahí, no quería que nadie se me acercara, ni que me tocara, y una de las preguntas que me hicieron fue si sabía cuál era la raíz de mi atracción sexual hacia las mujeres.  De momento no supe contestar, pero pedí a Dios que me diera la gracia de encontrar las causas. Duré noches enteras en  capillas de Adoración Perpetua al Santísimo.  Lloré y lloré gritando y suplicando a Dios me ayudara a encontrar la raíz.   Para Gloria de Dios me mandó un sacerdote, quien me ayudó en mi vida espiritual, y me escuchaba en el sacramento de la confesión.  A partir de ahí —en oración— inicié mi búsqueda para ir conociendo la raíz de mi AMS y fue Dios quien me concedió descubrir las causas. Una vez, en un retiro de Courage, en Casa Cursillos, toqué fondo y sentía que moría de depresión, pero el buen Dios y su infinita misericordia me levantaron. Al descubrir la raíz, poco a poco la depresión desapareció.   Esto no sucedió de la noche a la mañana me llevó tiempo y hoy en día me siento mucho mejor.

Yo  nací como producto de una violación.  Mi padre golpeó mucho a mi madre, él andaba muy tomado y la embarazó.  Después hubo intención de abortarme en dos oportunidades y aquí sigo; mi madre se aferró a que no quería tener una niña, no quería una mujer más, ella quería un niño y no fue así, porque nací yo.  Nací siendo niña y, al nacer, me vistió de niño con ropa de uno de mis primos. Por esta razón mi madre siempre me trató como varón. Siempre me decía hueles a hombre y me tomaba de los hombros, esto me causaba mucho enojo.  Yo vivía muy confundida y sentía un rechazo muy grande desde mi niñez y al ser consciente de esta parte de mi historia, comprendí muchas situaciones y ahora lucho por lo valiosa que soy como mujer, ¡por rescatar mi ser mujer! Por eso me encanta escuchar el canto que dice “Dios te hizo también, no se equivocó”.

Poco a poco, Dios ha permitido que ya no experimente tanto dolor por todas estas situaciones que he compartido.   Cuando estaba lista para experimentar otro dolor muy fuerte dentro de mí, descubrí que mi madre no era mi madre.  En un momento, ella mencionó que no éramos nada. Hubo una mujer que me cuidó de niña, pero hasta la fecha, a pesar que le he preguntado si ella es mi madre,  no me lo quiere decir.

Yo agradezco mucho a Dios que me puso en este camino y conocí a Courage, porque Courage me ha ayudado bastante, he aprendido a valorarme, a vivir las Cinco metas que tenemos y he descubierto que si no oramos, no estamos en conexión con Dios.  No podemos solos.  También he aprendido que la misericordia de Dios es grande e infinita, e independientemente de lo que viva o esté viviendo, Dios me ama, incluso experimentando AMS.

Estoy invitada a vivir responsable y castamente desde la mirada de Dios, como Él me lo pide.  Porque no hay amor más grande y duradero que el Suyo.  Cuando siento ganas de un abrazo, los mejores brazos son la misericordia infinita de Dios.

Agradezco a todos mis hermanos y hermanas de Courage por ser parte de mi vida.  Gracias a Dios y a ellos, hoy sonrío y doy abrazos sin miedo a que me lastimen y a ser juzgada.  He sido capaz de compartir aquello que decía que me llevaría a la tumba, y me doy cuenta que si no soltaba aquello que cargaba en el corazón, sería yo quien me iría a la tumba.

Amigo lector, te invito a que no tengas miedo, porque lo que para el hombre parece imposible, para Dios todo es posible (Mateo 19, 26).  Somos muchas personas que luchamos cada día para vivir la castidad aun experimentando AMS. Yo te digo: ¡No vivas en conflicto contigo mismo, deposita en el corazón de Jesús toda tu historia, acéptala y ya no estarás peleado contigo, porque cuando conoces a Dios, descubres que vivir castamente te hace libre y más feliz de lo que piensas!

Me despido, y espero que estas líneas te ayuden. Con cariño, tu hermana en Cristo.


«La virtud de la castidad es un camino alegre cuando se vive en compañía de otros»

 

La virtud de la castidad es un camino alegre cuando se vive en compañía de otros

Por Eduardo*

 

¡Hola! Soy Eduardo, un miembro muy agradecido del apostolado Courage. Jamás pensé escribir algo sobre mi vida, menos aún escribir sobre un aspecto de ella que se llama atracción al mismo sexo (AMS). 

Hace más de una década, «alguien» escuchó mi grito silencioso, cuando estaba muy deprimido en la esquina del interior de un bar.  Ese grito decía: «¡Que alguien me ayude¡Dios mío, ayúdame a salir de aquí!».  Buscaba el amoro lo que yo creía que era el amor, justo donde no lo había; durante más de una década y media, buscaba un hogar, una pareja, un lugar donde pertenecer. 

 Puedo decir que ahí empezó todo, un cambio de vida, pero para llegar a ese episodio, quiero compartirles un poco sobre mí, mi caminar, mi vida. Vienen a mi mente recuerdos de mi infancia: era muy feliz en un pequeño pueblo al sur de mi país.   Era el segundo hijo de mis padres, pero el primero que logró vivir.  Mi familia estaba integrada por mi papá, mi mamá y mi pequeño hermanito.   Todo en mi vida era una fiesta, era un niño alegre, juguetón, fotogénico y muy confiado. 

 Mis padres trabajaban para sostener a nuestra pequeña familia, fue una época que disfruté durante mucho tiempo y hace mucho no lo recordaba, pero poco a poco han resurgido en mi mente y corazón con la ayuda de Dios y del trabajo personal que he realizado. Sin embargo, fue quizá a la edad de 4 o 5 años, cuando todo cambió y empezó lo que yo llamo «días de dolor y oscuridad» en mi vida. 

 Mi madre era una mujer muy generosa y ayudaba mucho a la gente con necesidades.  En esa época le dio cobijo a un familiar cercano para que estudiara en nuestro pueblo.  Un día ese familiar me pidió que lo acompañara al sótano para jugar, y sí, fue ahí, ese día, hora y lugar en donde empezó todo.  Fui vulnerado, violadoese episodio me quedó tatuado en el alma y sin saber cómo, aprendí a ser cómplice del silencio.  Dentro de mí algo se rompió y el miedo a hablar empezó. Por primera vez en mi vida ese día me sentí sucio, culpable y mi alegría natural se desvaneció. 

 En esa época, mi padre se fue de la casa, para tener mejores oportunidades para nosotros, pero cuando regresó, las cosas ya no fueron igual, retornó con la fragilidad del alcoholismo y ya no pude sentir una conexión con él.   Me sentía sucio, indigno y con mucho miedo hacia él.  En mi caso puedo decir, que la AMS surgió ahí, buscaba desesperadamente el pertenecer a mi familia, a mí mismo, pero me daba miedo hablar por el castigo que pensaba que me darían mis padresyo me sentía culpable de algo que no comencé.    

 Para mí se volvió una necesidad el buscar un amigo en quien volcar mi necesidad de afecto y de atención.   Por razones económicas fui cambiado de escuela, donde un niño hipersensible como yo y con AMS, era carne de cañón para los niños que me hacían bullying a mí y a otros niños como yo, ya que no jugaba con ellos, no decía groserías, no peleaba y era educado. En mi nueva escuela no tardé mucho en volverme el blanco de burlas y maltrato, en especial por parte de un niño. Ahí empecé a comprender que las palabras hieren y lastiman profundamente, palabras como «puto»«maricón»«choto», me lastimaban hasta el fondo de mi alma, porque sentía que era verdad, que respiraban mi verdad y que no era capaz de ocultarlo, que yo … era un niño homosexual. 

 Mi madre me enseñó la fe católica, y por cosas que leía o escuchaba, sabía que Dios castigaba a los pecadores como yo, era uno de ellos, recuerdo que desde que tenía 10 años, hacía promesas, pedía, suplicaba, para que esa atracción a mis pares varones se me quitara, pero nada funcionó, simplemente Dios no me escuchaba.  Inclusive, en algún momento me atreví a emitir votos de castidad, pobreza y obediencia, para no condenarme. 

La enfermedad de mi padre iba en aumento, así como la neurosis de ambos, la etapa de la primaria fue muy dura.  Sin embargo el cariño de una tía y su protección, me ayudaron mucho en ese tiempo, pero eso no impidió que experimentara desde muy pequeño depresiones -algunas fuertes- y también un sinsentido de la vida misma. 

Siempre sentí una inclinación hacia la vida espiritual y pensé siendo niño, que algún día podría ser un consagrado, pero tenía en claro que no debía cometer actos homosexuales y como había sucedido todo lo que les comento, no podía ser consagrado y esa siempre fue mi ilusión. 

Cuando entré a la secundaria y la preparatoria, muchas cosas cambiaron. Cuando inicié el primer año, conocía a un chico que me llamó la atención, no para cometer actos homosexuales, si no para que fuese mi amigo.  Sin embargo, fui mal interpretado, de verdad deseaba tener un amigo, un confidente, pero con el tiempo esa amistad se perdió.  Después, alrededor de los 13 años, me empecé a juntar con los chicos más populares de la escuela y me sentí aceptado. 

Me he dado cuenta de que gran parte de lo que me afecta es sentirme aceptado por las personas, especialmente a las que admiro por alguna razón.  No sé por q también siempre me sentí feo y trataba de compensar eso juntándome con los más populares, que también me hacían bullying, pero con todo esto me aceptaban y eso era bueno para mí. Aunque la felicidad no era completa, por lo menos no pasaba desapercibido y me sentía acompañado. 

Cuando faltaba un año para graduarme de la preparatoria, el silencio y la fragilidad de mi papá me produjo un shock nervioso, fue entonces cuando por primera vez fui tratado por un psiquiatra, sin embargo, no le pude decir lo que sentía.   Visité otros médicos, uno de ellos me inyectó hormonas, lo único que pasó es que se me engruesara la voz y me saliera más bello facial. 

Durante este tiempo recurrí a todo lo que estaba a mi alcance, desde oraciones de sanación, retiros y hasta espiritualistas, todo en silencio, sin decir nada en casa.  Al fracasar en mis intentos por buscar paz, lpedí a mis padres estudiar en la universidad en otra ciudad y lo logré.  También quise intentar tener una novia y desgraciadamente me rechazó.  Un día en mi nueva ciudad, confundí un cine con una iglesia y al entrar esperaban a la última persona para dar un retiro para jóvenes y ese fui yo,  así que entré a ese retiro por «casualidad». 

Ahí hice nuevos amigos, tuve una comunidad y me sentía bien; hasta que un chico se me acercó, me brindó su amistad y me invitó a su casa de campo.  Desgraciadamente tuvimos una relación de estupro, con tocamientos -de nuevo en el bache-  una vez más me sentí igual.  Los problemas siempre se van en la maleta. 

En ese tiempo vi una película llamada “LMisión y pues me gustó tanto que me fui de misionero, mis padres no estaban nada de acuerdo con esto, pero me fui.  Solo estuve seis meses, me apegué mucho a un compañero, sin sexualizar la relación, pero cuando compartí que ‘tenía homosexualidad’, me invitaron a salir, me dijeron que guardara mi vocación en una caja y que durante unos años la volviera abrir para ver que quedaba de ella.  Sinceramente, sí quería ser un consagrado a Dios, pero mis heridas ahí estaban, pedí ayuda, pero no la recibí, deambulé buscando ayuda, pero siempre salía lastimado. 

Viví la castidad durante casi 10 años, de verdad quería ser consagrado, pero cuando mis amigos se empezaron a casar, me quedé solo y otra vez viví una fuerte depresión que me hizo ir a una clínica católica.  Fui a varias citas hasta que el psiquiatra me propuso que decidiera lo que tenía que hacer, me sentí orillado a conocer el ambiente gay,  y con muchísimo miedo busqué a alguien gay.   Recuerdo que con el rosario en la mano entré por primera vez a un club gay.  Tenía 28 años, ese mundo me atrapó desde el primer día. 

Sentí que ese era mi lugar, pero muy en el fondo, también sentí que ahí no era mi lugar, que no estaba bien, pero acallaba esos pensamientos con las bebidas y el glamour de esos ambientes. 

Me convertí en un socialité, todo el mundo me conocía, era amigo de gente con muchas posibilidades económicas y con mucha influencia en todos los mediospolítico, social, cultural, etc. Pero siempre había algo que extrañaba: la relación con Dios.  Muchas veces iba a Misa y me quedaba en la puerta porque sentía que no podía entrar, algunas veces era tanta mi necesidad, que comulgaba, e incluso algunas veces alentado por gente que lo hacía del mismo medio.   Afortunadamente, pude confesarme de este pecadoUn día traté de confesarme, pero experimenté uno de los dolores más fuertes que un católico puede experimentar.  Fui corrido del confesionario.  ¡Cuánto deseé un consejo, una palabra de aliento! En fin, fue doloroso. 

Fueron 14 años de vida activamente gay.  Fue un gran peregrinar, en esa búsqueda de  una iglesia que me recibiera. Conocí a los pentecostales gay, a la iglesia “católica” gaya  Hare krishna, a los budistas, etc.  En fin, a veces solo me acercaba a la verdadera iglesia católica, tratando de que algo sucediera pero el miedo a pedir ayuda en este tiempo de mi vida me paralizaba. 

Durante un tiempo, me di cuenta de que para tener el valor de entrar a un antro gay tenía que estar alcoholizado.  En ese tiempo entré a un grupo de AA, no tanto por el alcohol, sino por la compañía de personas homosexuales que asistían a ese grupo y así sentirme acompañado, sin la necesidad de buscar fraternidad en lugares donde lo principal era buscar sexo.   Debo reconocer que aprendí mucho sobre los 12 pasos, y que me respetaron en lo que yo pensaba acerca de lo que yo quería muy en el fondo de mi vida, que era vivir según los mandamientos de la Iglesia católica.  Para quines estén leyendo esto, deseo de corazón que encuentren lo que Dios me regaló en el apostolado. 

Desarrollé una adicción galopante al sexo, que me hacía mal en todos los aspectos de mi vida, empecé a pensar que quizá tenía que hacer algo diferente para tener una pareja estable.   Lo intenté, pero nunca pude ser fiel, entre otras cosas porque trataba de alejarlos, algo me decía que eso no estaba bien. 

Un día una de mis empleadas, me invitó a ir a una iglesia, donde llegarían los restos de Don Bosco, yo no lo conocía mucho, pero era una esperanza de acercarme a la iglesia.  Fui y después de muchísimo tiempo sentí la necesidad de confesarme, pedí la confesión con algo de miedo, no quería ser corrido otra vez del confesionario. Me confesé.  Poco a poco me fui alejando del mundo gay, me ayudaron mucho los consejos de los sacerdotes que me confesaban, iba muy seguido a esa iglesia, encontraba mucho afecto y respeto, por parte de los confesores. 

En ese tiempo recordé que cuando era joven un amigo me invitó a su casa para que acompañara a unas chicas que habían llegado de un país lejano, solo para que conocieran a jóvenes de mi ciudad. Una se llamaba María y estaba con una amiga, ambas me dijeron que venían de Medugorje 

Todo esto lo recordé en un tiempo donde no me encontraba bien de la vista. Y pensé: si me voy a quedar ciego, quiero ir a ver con mis propios ojos lo que me decían de Medugorje.  Así que con mucho miedo me fui solo a Europa y llegué a Medugorje.  Créanme que no vi nada extraordinario, pero si me pasó algo especial.  Cuando estaba en el cerro de las apariciones, experimenté una paz difícil de explicar, me encontré a un sacerdote, el único que hablaba español, más duro con los pecados, pero misericordioso con el pecador.  Escuchó mi confesión y me dio la unción de los enfermos dentro de la misa.  Ahí me dije a mí mismo, no quiero volver al mundo gay Pero, ¿a dónde voy? 

Un día entré a Facebook y encontré una publicidad de Courage, la verdad me gustó el logotipo, me llamó la atención intenté llamar varias veces sin éxito, hasta que pude contactar a alguien del apostolado y tener mi primera cita No fue nada fácil que me aceptaran, no creían que un hombre como yo, «fresa», vanidoso, pudiera tener recta intención de entrar al apostolado.   

Sin embargo,  en una reunión fuera del apostolado, al cual no me habían aceptado todavía, conocí a los organizadores del Congreso Anual de Courage Latino, así que me aparecí ahí. Cuando pienso en esto, me recuerda mucho a la mujer de las Sagradas Escrituras que pedía ayuda a Jesús para curar a su hija, «los perritos también comen de las migajas que caen de la mesa de los amos». 

Llegué al congreso y para mi sorpresa, fue en el mismo seminario que hacía 20 años o más había abandonado. Me entrevisté con un padre, que a la vez me dijo que hablara con el padre fundador de Courage Latino.  Después de ese diálogo, me acogió en su capítulo y ahí empezó más y más el cambio de vida.  Él es como un padre para mí, ya casi cumple 90 años.  Este sacerdote fue y es la mano de Dios a ese grito silencioso, que pedía desesperadamente ¡sáquenme de aquí! 

Conocí las metas de Courage, los pasos, las enseñanzas del apostolado, comprendí que un capellán de Courage es un verdadero padre espiritual. Durante más de 10 años he continuado en Courage, con subidas y bajadas, pero con la seguridad de que Dios me puso ahí para ayudarme y conseguir el precioso don de la castidad.  Siempre sé, que el caer puede ser una opción, pero levantarse es una obligación.  La vida sacramental me sostiene. 

Perdí a mis antiguos amigos, me dejaron de buscar; ahora tengo otros: mis hermanos de Courage, quienes me ayudan a vivir intensamente el catolicismo. 

Me volví un asiduo peregrino de Medugorjedevoto del amor a la Virgen María, interesado por conocer más mi fe y saber que si caigo, me tengo que levantar de prisa, porque es terrible estar lejos de Dios.  Recuerdo que uno de los últimos «antros» (club gay) que conocí se llamaba «Las puertas del infierno». El apostolado Courage me ha ayudado a no acercarme más a esas puertas y no alejarme de Dios. Hace poco escuché una frase que decía «no hay santo sin pasado, ni pecador sin futuro», eso a mí me llena de mucha paz. 

Sigo teniendo defectos, me cuesta rezar el rosario, pero intento hacerlo lo más frecuentemente posible.  Amo la Eucarística y el sacramento sanador de la Confesión. Courage me invita a vivir la castidad libremente. Vivir esta virtud es un camino alegre cuando se vive en compañía de otros que, como yo, buscan al Señor.  Hay muchísimas cosas que quisiera contarles, pero quiero ser breve. Siempre estaré a la disposición de quien necesite y quiera apoyo para vivir una vida casta.   

Sé que tengo un gran tesoro en la experiencia de mi vida. Espero algún día escribirla, no por vanagloria, pero si para ayudar a otros, si Dios así lo permite, porque a final de cuentas, nada es imposible para Dios. 

Agradezco a todos los capellanes, a mis hermanos de apostolado, gracias por decirme las cosas en las que debo avanzar y las cosas que debo seguir haciendo.  De nuevo gracias por orar por mí.  Un abrazo fuerte a todos. 

 Eduardo 

 *Por un motivo de confidencialidad, el miembro de Courage que escribió este testimonio, utilizó el pseudónimo Eduardo. 

 


«EnCourage es un apostolado que se necesita en la Iglesia» Testimonio de una madre del capítulo de EnCourage online en español

Crédito: Unsplash.com

 

«EnCourage es un apostolado que se necesita en la Iglesia»

Testimonio de una madre del capítulo de EnCourage online en español

 

Mi nombre es Angie, soy originaria de El Salvador y huyendo de la guerra civil que vivía mi país en los 80’s, mi esposo y yo con apenas 24 y 26 años migramos para los Estados Unidos.

Después de perder 4 bebés a los 2 meses de embarazo y visitar varios médicos, los médicos llegaron a la conclusión que yo nunca podría tener hijos, fueron momentos muy duros porque yo al igual que muchas mujeres, quería ser madre. Mi esposo estaba a mi lado 100%, aunque fueron numerosas las ocasiones en las que en mi dolor y desesperación le decía que se fuera y buscara una mujer que le pudiera dar hijos.

Para la gloria de Dios no me escuchó y se quedó conmigo hasta que llegó el maravilloso día cuando llegó a nuestra vida una preciosa niña, con un embarazo y un parto completamente sano, sin complicaciones. Cabe aclarar que en todo este proceso nosotros teníamos una imagen de Dios un poco lejana, aunque los dos hemos sido católicos desde la cuna, no éramos practicantes. Pero cuando los médicos me dieron la noticia de que no podría tener hijos, algo se movió en mí y comencé a visitar el Santísimo de la Iglesia que quedaba cerca de mi trabajo, estoy segura de que fue allí donde mi Dios escuchó el llanto y vio el dolor que llevaba en mi corazón.

Tres años después nos regaló otra bella niña llenando nuestra vida y aunque nuestro plan era tener solo dos hijos … en el fondo él deseaba un varón y yo lo sabía. Así fue como casi tres años más tarde llegó el tan esperado hombrecito a nuestro hogar. ¡Ya estábamos completos!

Mi esposo ha sido un excelente padre, durante todos los años de la niñez de nuestros hijos, él fue un padre muy involucrado con ellos. Tristemente nuestro hijo no tiene los mismos gustos que su padre y eso los fue distanciando, por esa razón, cuando mi hijo comenzó a crecer, anduvo mucho tiempo conmigo y fue así que a los 10 años se involucró conmigo en las actividades de la Iglesia. A los 18 años ya era líder de jóvenes en un ministerio de familia de la arquidiócesis.

Cuando parecía que él ya estaba bien encaminado en el camino de Dios, llegó el día que ninguna madre quisiera que suceda. Llegó precisamente de servir en el último retiro de jóvenes en el que participó. Tan pronto llegó a casa nos pidió hablar, y nos dijo que en ese retiro se había dado cuenta que él les enseñaba a los muchachos que tenían que ser honestos con sus padres y él no lo era con nosotros. Nos dijo que él era gay, y que estaba convencido que Dios lo creó así...ver más.

Mi esposo y yo reaccionamos completamente diferente, mi esposo se quedó callado y no dijo nada. En cambio, yo recuerdo que todo mi mundo se desmoronó, recuerdo que lo primero que dije fue “lo sabía”; me salió de lo hondo del corazón, porque desde que mi hijo estaba en quinto grado, sufrió bulling de sus compañeros porque a él no le gustaban los juegos rudos y los deportes. En aquél entonces, su profesora me dijo que solo jugaba con las niñas, pero nunca le quiso decir quiénes eran los que lo molestaban.

Toda su vida corrió por mi mente como una flecha, tratando de identificar en qué momento nos equivocamos, tristemente mi hijo y yo tenemos el mismo carácter y los meses siguientes fueron de lucha continua. Yo tratando de convencerlo que no había nacido así y él tratando de convencerme que sí. Fueron dos años de mucho dolor, desesperación, confusión, buscando al culpable, primero era mi esposo el culpable, por lo que hizo y dejó de hacer. Luego me comencé a culpar a mí misma por haber tratado de sustituir al padre emocionalmente ausente. Mi esposo seguía en su propio encierro de dolor, pero sin decir una palabra.

Para la gloria de Dios, después de mucho llanto, noches sin dormir y una interminable búsqueda por encontrar la razón y motivo por lo que estaba pasando. Llegamos a un acuerdo con mi hijo y decidimos que cuando habláramos del tema, cada uno respetaría el modo de pensar del otro. Mi hijo ofreció ayudarme y contestar todas las preguntas que yo tuviera.

En mi búsqueda por encontrar la verdad, me encontré con consejos variados dentro del clero, algunos me dijeron, que obligara a mi hijo a ir a un psicólogo y si no aceptaba que lo sacara de la casa. Otros me decían que no me preocupara porque posiblemente era temporal y se le pasaría. Hasta que un sacerdote me habló de Courage y EnCourage, entré a la página de internet y para mi sorpresa y desaliento, el grupo de EnCourage más cercano a la ciudad de Miami (Florida) donde vivo, estaba en Georgia.

En esa búsqueda también me encontré con un grupo de padres que estaban sufriendo lo mismo que nosotros, algunos conocidos y otros desconocidos. Pero Dios en su infinita misericordia nos unió en medio del dolor, por muchos meses nos reunimos solo para poder desahogarnos y apoyarnos mutuamente, todos perdidos buscando respuestas.

Pude contactar al capellán de Courage Miami en ese momento, mi esposo y yo nos reunimos con él y aceptó reunirse con el grupo de padres que ya nos veníamos reuniendo. Fue una luz en medio de la tormenta. El capellán de Courage nos acompañó en dos sesiones, pero muchos del grupo no entendían bien el inglés y el padre hablaba muy poco español, creo que eso lo desanimó y desanimó al grupo también.

Hasta que un día un hermano escuchó a un consejero cristiano hablando del tema en la radio católica y lo contactamos, nos reunimos con él varias veces y nos ayudó mucho. Nos ayudó a entender que todos nuestros hijos no nacieron con la atracción al mismo sexo, sino que hay heridas emocionales que los han llevado a tener esta atracción. Pero también un día desapareció y volvimos a quedarnos solos, pero con un poco más de conocimiento sobre el tema de la homosexualidad.

Pero Dios escuchó nuestra súplica y en su infinita misericordia llamó al padre Richard Samour al apostolado de Courage, yo conocía al padre desde antes de su ordenación sacerdotal, pues también es de El Salvador. Fue por medio de él que volví a conectarme con EnCourage. Aunque no todo el grupo siguió en la búsqueda, los que perseveramos hemos logrado encontrar el apoyo que tanto buscamos. Gracias al padre Richard y a Rossana Goñi -de la oficina de Courage Internacional-, hemos encontrado el apoyo que rogamos tanto a nuestro Padre Dios a través de las reuniones de EnCourage online con otras personas de diferentes países de habla hispana.

EnCourage es un apostolado que se necesita grandemente en la Iglesia. La Palabra de Dios dice “Mi pueblo perecerá por falta de conocimiento”. Si yo tuviera la oportunidad de regresar la película de mi vida, lo único que cambiaría es mi falta de conocimiento, tanto de la Palabra como el conocimiento de nuestra fe católica. En el grupo de EnCourage, no solo tenemos un espacio donde poder abrirnos y expresar nuestros miedos, dudas, etc. También tenemos el apoyo del padre Richard, quien nos enseña, escucha y guía en este tema tan controversial, desconocido y doloroso para muchos de nosotros.

Gloria a Dios nuestro hijo todavía vive con nosotros a sus 26 años, continúa con la atracción al mismo sexo y tiene un amigo al que conocemos. Pero gracias a Dios nuestro hijo es un muchacho muy trabajador, no nos da ningún tipo de problema y nos ha tocado en diferentes ocasiones hablar con su amigo, quien también es un buen muchacho. Dios nos ha dado la gracia de tratarlo como quisiera que sus padres trataran a nuestro hijo, con amor y respeto. No es fácil, pero gracias a todo lo que he aprendido en los últimos ocho años, ahora trato de verlos con los ojos que Dios los ve, como sus hijos, equivocados y heridos, siguen siendo sus hijos y los nuestros. Mi enfoque principal ahora es orar por su conversión a Dios, la de mi hijo, su amigo y todos los que están heridos y confundidos. Que mi Dios les dé la gracia de practicar la castidad como una ofrenda de amor hacia Él.

En mi caso, el Señor, por medio de esta experiencia, me ha enseñado a soltar el timón del barco, a confiar más en Él y ha dejarme llevar por su infinita misericordia. Sé que tengo mucho camino que recorrer todavía, pero gracias a Dios y al grupo EnCourage, estoy segura de que saldremos adelante tomados de la mano de Dios.

Dios bendiga a todos los religiosos y laicos que forman parte de Courage y EnCourage, por decir sí a un apostolado tan necesario para los momentos de confusión que estamos viviendo.

Dios te bendiga hermano(a) que estás leyendo este mensaje, por favor no camines solo, busca ayuda adecuada bajo la luz del Espíritu Santo y la guía de nuestra Santa Madre Iglesia. Termino diciéndote, que el Señor no dijo que vamos a tener una vida sin cruz, sino que Él nos ayudará a cargar la cruz que nos toque vivir. Con amor en Cristo.


«Encontré mi camino de santificación» - Testimonio de Lucas

Crédito: Unsplash.com

«Encontré mi camino de santificación» 

Testimonio de un miembro de Courage en Brasil 

 

 Mi nombre es Lucas, tengo 24 años nací en una ciudad al noreste de BrasilCuando mis padres salían como novios, me concibieron. Después de dos años de matrimonio, mi madre descubrió que mi padre estaba teniendo una relación extramatrimonial con otro hombre y le pidió la separación.  

Siempre me han atraído los hombres, los cuerpos masculinos siempre han sido objetos de mi curiosidad y el mundo masculino me atrajo de manera erótica. Además, siempre me ha interesado el mundo femenino, desde su vestimenta hasta su forma de hablar y, en consecuencia, la relación entre mujeres y hombres. 

Cuando tenía aproximadamente nueve años, mi vecino, que en ese momento tenía unos 14 años, tuvo relaciones sexuales conmigo, sin que yo supiera lo que estaba haciendo, y me convenció de que eso sería bueno para mí y para mi entrada en el mundo masculino que tanto deseaba. Luego, se produjeron más abusos por parte de él y otro niño mayor que yo. 

Cuando tenía 18 años, fui a vivir con mi abuela paterna, donde también vivía mi padre. Descubrí que podía vivir una vida gay en silencio, porque mi padre me presentó a su hermano, mi tío quien, hasta hoy, mantiene una relación estable con otro hombre. 

Comencé mi vida universitaria y creí que había encontrado un ambiente favorable donde podría hablar abiertamente sobre la homosexualidad y mientras más me metía en el «valle», más conocía la inmundicia del mundo gay y me sentía «feliz». Tuve innumerables relaciones sexuales, fiestas, orgías, borracheras, búsquedas en varias sectas y religiones, pero nada de eso llenó mi corazón roto. A pesar de haber experimentado todos los placeres del sexo, ninguno de ellos me hizo realmente feliz. Incluso he lleg a la locura de tener relaciones sexuales no por placer, sino por el hábito del pecado y por la rebelión contra mi propia vida y contra Dios. Por supuesto, en esos momentos no me daba cuenta de ese error, porque «el pez no ve el agua que lo rodea». 

A los 21 años, volví a vivir con mi abuela materna y un día fui a misa, más que nada por cumplir con la obligación de acompañarla. Al final de esa misa tediosa y extraña para mí, una mujer invitó a todos los asistentes a un seminario de vida en el Espíritu que comenzaría aquí en nuestra parroquia. «¡Ven y únete!», fueron sus palabras. 

Asistí y ahí descubrí que Dios me amaba como era, pero se negaba a dejarme vivir de manera incorrecta. Él quería que yo viviera una vida plena. No fue culpa de Dios que las personas cercanas a mí no hayan podido actuar de acuerdo con la caridad cristiana respecto a mi sexualidad. Descubrí que en Dios podía, y puedo, ser feliz. La alabanza a Dios me dio mucho gozo. Un gozo espiritual que ninguna experiencia humana me había dado antes, ni me puede dar. 

En ese retiro me convertí. Después de un tiempo vi un video en YouTube y mi vida cambió por completo. Dios actuó abundantemente en mí y me presentó un nuevo camino, el camino de la castidad. No tengo la costumbre de ver los comentarios en los videos, pero ese día decidí hacerlo y ahí había un enlace al sitio web de Courage. Hice «clic» y leí las 5 Metas de Courage, leí también sobre la espiritualidad del apostolado y que la castidad es posible, y decidí enviar un correo electrónico. La respuesta demoró un poco, pero fue provechosa. Comencé a hablar con un consejero y él me recomendó participar en un retiro anual que organizan los miembros de Courage. Reuní dinero, pedí ayuda a miembros de mi familia, me inscribí en el retiro y me fui solo a São Paulo, sin nunca antes haber visitado la capital del estado. 

Al final del retiro, durante la última meditación tuve una experiencia decisiva. En ese momento me pareció oír la voz de Dios que me hablaba al corazón: «Vive el celibato y dedica tu vida al apostolado». Finalmente había encontrado la respuesta a la duda sobre mi vocación y mi estado de vida. Fue ahí donde encontré, sobre todo, mi camino de santificación. 

Han pasado tres años desde que formo parte del apostolado Courage oficialmente. Pensé que había respuestas fáciles a caminos difíciles; muchos de estos caminos pasan por la lucha contra el pecado. Después de un tiempo en Courage, quería renunciar al celibato laico y volver a la vida gay. Hubo muchas caídas en mi camino, pero ninguna de ellas me daba paz. Me arrepentí de esos pecados, los confesé y reanudé mi camino porque Dios es misericordioso. Los objetivos siguen siendo los mismos a pesar de los accidentes en el peregrinar. Mi santificación vendrá en el tiempo de Dios y no en el mío. Depende de mí buscar estar sereno frente a mis faltas y pecados, seguir avanzando y ascendiendo. 

Reconozco que hay una serie de experiencias aparentemente exitosas entre personas que viven una vida gaypero después de experimentar la Verdad,  que el mundo gay, ese mundo colorido y brillante, es solo una ilusión. Hoy, nunca dejo de recordar que hay un cielo y hay un infierno. Su existencia no depende de mi fe. Las elecciones que hago en esta vida determinan para siempre a dónde irá mi alma después de la muerte corporal. 

Hoy en día, todavía no contamos con un capítulo de Courage en mi ciudad, pero participo regularmente de las reuniones virtuales en São Paulo. A pesar de la ausencia física de los hermanos, puedo estar seguro de su hermandad, me dan la fuerza para seguir luchando por la castidad. Por lo tanto, busco vivir con el alma como «esposa de Cristo»Además, con el apoyo de la devoción a la Santísima Virgen, la comunión eucarística frecuente, la sólida formación del apostolado y la intercesión de los hermanosbusco configurarme con Cristo crucificadoÉl es el amor, mi amor y mi deseo hacia el límite de las colinas eternas. 


«Encontré mi camino de santificación»-Testimonio de Lucas

Crédito: Unsplash.com

 

«Encontré mi camino de santificación» 

Testimonio de un miembro de Courage en Brasil 

 

Mi nombre es Lucas, tengo 24 años nací en una ciudad al noreste de BrasilCuando mis padres salían como novios, me concibieron. Después de dos años de matrimonio, mi madre descubrió que mi padre estaba teniendo una relación extramatrimonial con otro hombre y le pidió la separación.  

Siempre me han atraído los hombres, los cuerpos masculinos siempre han sido objetos de mi curiosidad y el mundo masculino me atrajo de manera erótica. Además, siempre me ha interesado el mundo femenino, desde su vestimenta hasta su forma de hablar y, en consecuencia, la relación entre mujeres y hombres. 

Cuando tenía aproximadamente nueve años, mi vecino, que en ese momento tenía unos 14 años, tuvo relaciones sexuales conmigo, sin que yo supiera lo que estaba haciendo, y me convenció de que eso sería bueno para mí y para mi entrada en el mundo masculino que tanto deseaba. Luego, se produjeron más abusos por parte de él y otro niño mayor que yo. 

Cuando tenía 18 años, fui a vivir con mi abuela paterna, donde también vivía mi padre. Descubrí que podía vivir una vida gay en silencio, porque mi padre me presentó a su hermano, mi tío quien, hasta hoy, mantiene una relación estable con otro hombre. 

Comencé mi vida universitaria y creí que había encontrado un ambiente favorable donde podría hablar abiertamente sobre la homosexualidad y mientras más me metía en el «valle», más conocía la inmundicia del mundo gay y me sentía «feliz». Tuve innumerables relaciones sexuales, fiestas, orgías, borracheras, búsquedas en varias sectas y religiones, pero nada de eso llenó mi corazón roto. A pesar de haber experimentado todos los placeres del sexo, ninguno de ellos me hizo realmente feliz. Incluso he lleg a la locura de tener relaciones sexuales no por placer, sino por el hábito del pecado y por la rebelión contra mi propia vida y contra Dios. Por supuesto, en esos momentos no me daba cuenta de ese error, porque «el pez no ve el agua que lo rodea». 

A los 21 años, volví a vivir con mi abuela materna y un día fui a misa, más que nada por cumplir con la obligación de acompañarla. Al final de esa misa tediosa y extraña para mí, una mujer invitó a todos los asistentes a un seminario de vida en el Espíritu que comenzaría aquí en nuestra parroquia. «¡Ven y únete!», fueron sus palabras. 

Asistí y ahí descubrí que Dios me amaba como era, pero se negaba a dejarme vivir de manera incorrecta. Él quería que yo viviera una vida plena. No fue culpa de Dios que las personas cercanas a mí no hayan podido actuar de acuerdo con la caridad cristiana respecto a mi sexualidad. Descubrí que en Dios podía, y puedo, ser feliz. La alabanza a Dios me dio mucho gozo. Un gozo espiritual que ninguna experiencia humana me había dado antes, ni me puede dar. 

En ese retiro me convertí. Después de un tiempo vi un video en YouTube y mi vida cambió por completo. Dios actuó abundantemente en mí y me presentó un nuevo camino, el camino de la castidad. No tengo la costumbre de ver los comentarios en los videos, pero ese día decidí hacerlo y ahí había un enlace al sitio web de Courage. Hice «clic» y leí las 5 Metas de Courage, leí también sobre la espiritualidad del apostolado y que la castidad es posible, y decidí enviar un correo electrónico. La respuesta demoró un poco, pero fue provechosa. Comencé a hablar con un consejero y él me recomendó participar en un retiro anual que organizan los miembros de Courage. Reuní dinero, pedí ayuda a miembros de mi familia, me inscribí en el retiro y me fui solo a São Paulo, sin nunca antes haber visitado la capital del estado. 

Al final del retiro, durante la última meditación tuve una experiencia decisiva. En ese momento me pareció oír la voz de Dios que me hablaba al corazón: «Vive el celibato y dedica tu vida al apostolado». Finalmente había encontrado la respuesta a la duda sobre mi vocación y mi estado de vida. Fue ahí donde encontré, sobre todo, mi camino de santificación. 

Han pasado tres años desde que formo parte del apostolado Courage oficialmente. Pensé que había respuestas fáciles a caminos difíciles; muchos de estos caminos pasan por la lucha contra el pecado. Después de un tiempo en Courage, quería renunciar al celibato laico y volver a la vida gay. Hubo muchas caídas en mi camino, pero ninguna de ellas me daba paz. Me arrepentí de esos pecados, los confesé y reanudé mi camino porque Dios es misericordioso. Los objetivos siguen siendo los mismos a pesar de los accidentes en el peregrinar. Mi santificación vendrá en el tiempo de Dios y no en el mío. Depende de mí buscar estar sereno frente a mis faltas y pecados, seguir avanzando y ascendiendo. 

Reconozco que hay una serie de experiencias aparentemente exitosas entre personas que viven una vida gaypero después de experimentar la Verdad,  que el mundo gay, ese mundo colorido y brillante, es solo una ilusión. Hoy, nunca dejo de recordar que hay un cielo y hay un infierno. Su existencia no depende de mi fe. Las elecciones que hago en esta vida determinan para siempre a dónde irá mi alma después de la muerte corporal. 

Hoy en día, todavía no contamos con un capítulo de Courage en mi ciudad, pero participo regularmente de las reuniones virtuales en São Paulo. A pesar de la ausencia física de los hermanos, puedo estar seguro de su hermandad, me dan la fuerza para seguir luchando por la castidad. Por lo tanto, busco vivir con el alma como «esposa de Cristo»Además, con el apoyo de la devoción a la Santísima Virgen, la comunión eucarística frecuente, la sólida formación del apostolado y la intercesión de los hermanosbusco configurarme con Cristo crucificadoÉl es el amor, mi amor y mi deseo hacia el límite de las colinas eternas.